«Pobreza se escribe en femenino»

El lunes de los derechos humanos del mes de marzo concluye que el 70% de las personas pobres del mundo son mujeres

La 6ª sesión del ciclo «Los lunes de los derechos humanos», organizada por Manos Unidas, ha llevado por título «Pobreza se escribe en femenino”. Como conferenciantes han participado Iolanda Fresnillo, socióloga y activista social, y Patricia Garrido, abogada, economista y coordinadora de proyectos del sudeste asiático de Manos Unidas. La moderadora fue la periodista Montse Punsoda.

Una séptima parte son mujeres

Iolanda Fresnillo señaló el hecho que «el 70% de las personas pobres del mundo son mujeres. Pero quiso ir más allá de esta dimensión cuantitativa. Hizo un análisis de la pobreza en tanto que fenómeno multidimensional enmarcado en un sistema patriarcal que impera todavía hoy en todo el mundo, en mayor o menor medida.

Analizando la pobreza como un fenómeno multidimensional, esta se puede definir como la ausencia de recursos y capacidades suficientes para cubrir las necesidades que nos permiten conseguir un determinado nivel de bienestar, pero también de desarrollo personal. En este sentido el difícil –sino imposible- acceso en la educación, la asistencia sanitaria o la vivienda digna son un claro ejemplo.

La desigualdad en todos los ámbitos

La desigualdad de género es tan evidente que atraviesa todos los ámbitos de la sociedad. Para entender algo más este desnivel entre las mujeres y hombres, señalar como ejemplo que la brecha salarial es del 23,4% en Cataluña.

Fresnillo finalizó su participación indicando que «la desigualdad se reproduce también en el ámbito del hogar, donde muchas mujeres viven una situación de dependencia económica que a menudo deriva en la falta de capacidad para tomar decisiones sobre la gestión de los recursos al hogar.» La situación de violencias machistas que las mujeres viven en todos estos ámbitos (el laboral, el del hogar y el público) agudizan esta desigualdad y dependencia, dado que la violencia sitúa a las mujeres en una posición de vulnerabilidad, tratando de anular su capacidad para tomar decisiones.

Causas sociales

Patricia Garrido inició su intervención puntualizando que, en efecto, «es un hecho el que las mujeres constituyen la inmensa mayoría de los pobres del mundo, pero esto no es un fenómeno de la naturaleza que nos haya sido dado, sino que existen causas sociales claras.» Los ejemplos más claros: los salarios bajos, la falta de trabajo decente y la realización del trabajo de curas, no remunerado, muchas veces de manera adicional al trabajo remunerado. En una media global, una mujer trabaja a lo largo de su vida 4 años más que un hombre.

A partir de la denominada «década de la mujer» promovida por las Naciones Unidas, entre 1975 y 1985, se impulsó el análisis y la investigación de la situación de la mujer, en general, y de la mujer responsable de un hogar monoparental en particular. En un trabajo de evaluación de esta década, las investigadoras Leon y Deere advierten que «es necesario reconocer los múltiples papeles que cumple la mujer, porque a menudo es ella la que sirve de colchón amortiguador de las presiones, cada vez más fuertes, de la crisis económica.»

La crisis climática

Garrido señaló que «algunos de los programas que desarrollan las ONGs para combatir la pobreza reproducen patrones de discriminación.» Un ejemplo es cuando se canalizan recursos a través de los grupos de ayuda mutua de mujeres, responsabilizando a estas de un trabajo adicional a las tareas de curas no remuneradas que ya desarrollan.

Patricia Garrido finalizó indicando la conexión entre la feminización de la pobreza y la emergencia climática, focalizándose en la campaña de Manos Unidas de este año, que tiene por lema «Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú». Así mismo, recordó que «abordar la violencia de género y su relación con los crímenes ambientales tiene que ser parte central de la agenda de desarrollo sostenible y los ODS y del combate contra la feminización de la pobreza.»

Fuente: Manos Unidas

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...