Se presenta la campaña «África es el horizonte», motivada por parroquias de Badalona y Justícia i Pau

El objetivo de la iniciativa es sensibilizar en la acogida de extranjeros y ayudar los afectados por el incendio de la nave de Badalona

Esta semana se ha presentado a la parroquia de Sano Pau de Badalona la campaña solidaria «África es el horizonte». Se trata de una iniciativa que, a partir de la distribución de unas figuras de origen africano, pretende recaudar fondo en beneficio de las personas afectadas por el incendio de la nave al barrio del Gorg. La campaña está impulsada por las parroquias del centro de Badalona y por la entidad Justícia i Pau.

En total son 150 esculturas, denominadas cayucos, de seis modelos diferentes. Estas ya se encuentran a la venta y, hasta el momento, se ha vendido casi una tercera parte. En total se estima obtener unos 5.500 €. Una suma que quiere posibilitar un proyecto de inserción sociolaboral de miembros de este colectivo.

Bienvenida y agradecimientos

Al inicio del acto el rector de la parroquia Sant Pau, Mn. Andreu Oller dio la bienvenida a todos los presentes . Entre estos se encontraban los regidores del Ayuntamiento de Badalona, Anna Lara, David Torrens i Aida Llauradó.

Mn. Oller agradeció el propósito de esta campaña, la cual va en la línea de aquello que se propone la Iglesia. Es decir, «trabajar por la fraternidad y recalcar la importancia de todas las personas vengan de donde vengan». Tal como expone el rector,  «la campaña quiere ser un aliciente para involucrar todas las entidades a sumarse para ayudar en la integración y que se valore aquellos que llegan de fuera el territorio».

Proyecto de acogida e integración

Esta campaña supone la continuidad de una reivindicación  que empezó en Badalona el 2016. En aquel momento, colgaron de los campanarios de quince parroquias de Badalona, una pancarta con la cita del Evangelio «Era forastero y me acogisteis». Lo explicaba el representante de Justicia i Pau en Badalona, Jaume Ventura, en su intervención. 

Según dijo Ventura, esta primera iniciativa surgió de la plataforma ciudadana Stop Madre Mortum, a raíz de la situación que se sufre en el Mediterráneo y en la Isla de Lesbos. Stop Madre Mortum tiene por objetivo fomentar un cambio en las políticas europeas migratorias y de extranjería para conseguir que se garanticen y se respeten los derechos humanos. 

Tal como explicó Jaume Ventura, después del incendio de la nave, del diciembre pasado, se decidió dar un paso más para sensibilizar y en la hora ayudar a las víctimas. «Víctimas que son también consecuencia de la situación que sufren las personas que marchan de su país», recordaba Ventura. 

«Nos pusimos en contacto con el escultor senegalés Ibrahima Seydi. Gracias a una colecta parroquial, pudo viajar al Senegal para hacer los cayucos, por después llevarlos aquí, con el objetivo de venderlos y ayudar», explicaba.  

Respuesta satisfactoria

Ventura anunció que hoy en día, ya se ha vendido 130 esculptures. Con esto, constató el éxito de esta campaña, la cual es probable que aumenten el número de Cayucos con la creación de nuevas piezas. 

Nuevos proyectos en red 

Por otro lado, según ha explicado en declaraciones posteriores Jaume Ventura, Justicia y Paz está trabajando conjuntamente con Cáritas Barcelona, Fundación Roca y Pi  y Formación y Trabajo para mirar de ayudar en asesoramiento y asistencia las personas que sufrieron la situación del incendio, las cuales se encuentran reubicadas en otros emplazamientos. Una asistencia para ayudarlos en términos laborales y ocupación. 

Ibrahima Seydi, el escultor de los Cayucos intervino también al acto. Expuso la satisfacción de poder participar en este proyecto, así como, la colaboración con proyectos del Senegal. Proyectos, que tienen como objetivo para promover la economía y evitar que los habitantes tengan que marchar del país.

Otro testimonio, fue lo del representante del colectivo del asentamiento irregular, Mustafa Jarju. En su intervención, explicó la situación de las personas que habían sufrido las consecuencias del incendio a la nave, ahora reubicadas a nuevos emplazamientos. 

También se han implicado en la campaña la Comunidad de los Padres Carmelitas, la Fundación Legado Roca y Pi, el  monasterio de Santo Jeroni del Arrayán, Cultivo Sereny, Stop Madre Mortum, la Asociación Nuevas Vías y el propio Arciprestazgo.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...