Nuevo equipamiento para la Escuela Abierta de la Hospitalet

Se inauguran y se bendicen las nuevas instalaciones del centro de formación e inserción laboral de Cáritas de la arciprestazgo de Torreón-Collblanc

Desde el mes de enero, ya está apunto, todo el equipamiento necesario para los talleres y cursos de la Escuela Abierta de Càritas, ubicada al arciprestazgo de Torreón-Collblanc, en el Hospitalet de Llobregat. Ordenadores, máquinas de coser, una cocina en condiciones e, incluso, un espacio infantil. Después de 35 años en funcionamiento, ahora ha renovado las instalaciones para continuar ofreciendo un programa de formación e inserción laboral a personas en situación de paro. Ahora, este mes de mayo ha tenido lugar la inauguración, en la cual asistió el obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Sergi Gordo para bendecir el centro y las reformas. También, acudió al acto el director de Càritas Barcelona, Salvador Busquets y el regidor Bienestar Social del Ayuntamiento del Hospitalet, Jesús Husillos, en representación de la alcaldesa Núria Marín Martínez.

Proyecto

Responsables, profesores, usuarios y amigos del centro acudieron al acto inaugural de la Escuela Abierta del Hospitalet. Un proyecto que desde sus inicios ha avanzado gracias a los voluntarios, muchos de ellos vecinos del barrio, que acuden para impartir todo tipo de cursos, encarados a ayudar y orientar en la inserción en el mercado laboral. Como hablar en público, herramientas para la investigación de trabajo, talleres de manualidades, talleres de ganchillo, cursos de atención a la tercera edad y de cocina… Son sólo algunas de las propuestas de aprendizaje que se imparten. También, talleres de lengua catalana y castellana, que resultan indispensables para todo aquel recién llegado que busca hacerse un lugar y moverse por la ciudad.

La Escuela cuenta con la presencia de trabajadores sociales de Càritas, para acompañar de manera personalizada a los usuarios del centro, en la mejora de su situación. Se trata de un proyecto donde acuden personas de culturas y de hablas diversas. Tiene el propósito de ir tejiendo redes con la comunidad de acogida para favorecer los procesos de inclusión.

Trabajo de todos

Durante los parlamentos, Husillos agradeció la tarea común que hacen Càritas, el arzobispado y, concretamente, el voluntariado. Un servicio que, tal como dijo el director de Càritas Barcelona supone una mirada al pasado con agradecimiento y un ejemplo de trabajo en equipo. “No podemos hacer frente a las dificultades que hoy hay, sino es desde la colaboración. Cada uno desde su entidades”, dijo Busquets. Agradeció sobre todo la acción del voluntariado, “los protagonistas del proyecto”, sin los cuales “nada tendría sentido”.

Puerta de esperanza

El obispo Sergi, por su parte, destacó el punto de unión que es la Escuela para todos los usuarios que acuden. Personas de orígenes diversos, que vengan de donde vengan, se encuentran aquella acogida y fraternidad, de la cual tiene que ser un ejemplo la iglesia.» “Un espacio de encuentro para gente diversa, que se encuentren como en casa”, decía el obispo. “Un oasis de esperanza donde encontramos sentido a la vida, donde recibimos acogida del otro. Y, en tercer lugar, un espacio que es constructor de fraternidad, de mirar a los ojos a aquellos que, aunque su cultura y su habla son distintas, es mi hermano”, añadió.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...