Morir en manos de Dios

Entrevista a Alicia Guidonet sobre la muerte en las diferentes creencias y tradiciones religiosas

La muerte se trata de manera diferente, según la tradición o la creencia. Hay un punto de partida que es la pregunta por el sentido de la vida, pero luego cada tradición desarrolla sus respuestas, y también unas prácticas propias. El curso «Morir en manos de Dios. La muerte en las diferentes creencias y tradiciones religiosas «, que ofrecen conjuntamente Cristianisme i Justícia y Migra Studium cada lunes, hasta el 19 de febrero, permite ver diferentes respuestas a la misma pregunta, que «nos puede ayudar a abrirnos a un hecho tan natural como es el proceso de la muerte». Alicia Guidonet es responsable del proyecto Espacio Interreligioso de la Fundación Migra Studium y coordinadora del curso.

¿Necesitamos poner palabras a la muerte?

En nuestro contexto, la muerte no es fácilmente integrada en la vida. Nos cuesta morir, la muerte, nuestra fragilidad, que somos efímeros… El nuestro es un mundo en el que la inmanencia, la juventud, el aquí y el ahora son valores predominantes. Pero tarde o temprano nos encontramos con esta realidad: tenemos que morir.

La religión nos ayuda a comprender el proceso de la muerte. ¿Morir en manos de Dios nos ayuda?

La experiencia de Dios nos ayuda a vivir, y por tanto, también nos ayuda en los procesos de la muerte y del duelo. Morir en manos de Dios da sentido, pero no debemos olvidar que hay personas que encuentran el sentido de la vida y de la muerte sin Dios.

¿Analizar cómo se trata la muerte en otras creencias o tradiciones nos ayuda a fortalecer nuestra fe?

Sí. Ponernos en contacto con otras formas de entender la muerte nos hace salir de nuestra perspectiva. Esta experiencia puede ser una oportunidad para sacar agua, enriquecer y echar raíces en la propia tradición.

Entrevista realizada por Òscar Bardají Martín para el Full Dominical del 21 de enero

 

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...