Mons. Vilanova Pellisa: «Como comunicadores sois sembradores de la Buena Noticia»

El Papa Francisco aborda el tema de la inteligencia artificial en la 58ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales destacando la necesidad que se utilice para trabajar por un mundo más justo

Fotografías: Agustí Codinach

El 24 de enero es un día marcado en la agenda de los periodistas que celebran el día de su patrón, San Francisco de Sales. En la Archidiócesis de Barcelona, como es tradición, la celebración ha tenido lugar en la parroquia del Santo ubicada en el Paseo de Sant Joan, en el distrito del Eixample, en la que se han reunido varios profesionales del gremio de comunicadores. El obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Javier Vilanova i Pellisa ha sido el encargado de presidir la celebración. Entre los presbíteros concelebrantes, destacaba también el párroco de la parroquia Mn. Ramon Corts.

«Ser comunicadores de la Buena Noticia»

Durante la homilía, el obispo Mons. Javier Vilanova ha dado las gracias a los periodistas y periodistas por comunicar día a día lo que ocurre con «esfuerzo y entrega». Ha recordado que no se trata sólo de comunicar, sino de «hacerlo desde el rigor, la verdad y la lealtad».

En su labor, les ha manifestado la misión de ser «sembradores de la buena noticia», desde la «bondad, e intentando ser fieles a Dios». «Tiene muchos medios para llegar a las personas, pero lo importante es tocar el suyo el corazón», ha dicho.

Como mensaje, ha subrayado la dimensión en la que Jesús trabajaba, defendiendo que «la humanidad puede ser salvada». En este sentido, ha exhortado a los periodistas a ver y comunicar que el mundo puede ser «semejado y transformado».

Refiriéndose especialmente a los periodistas del ámbito eclesial, les ha invitado a dar a conocer cómo «la Iglesia trabaja por el bien de la sociedad y trabajar unidos para transmitir con pasión el mensaje de Jesús». Ha ejemplificado San Francisco de Sales, que «no se dejó guiar por impulsos», y fue un «servidores fieles de la verdad transmitiendo la buena noticia».

Al término de la celebración, el director de la Oficina de Comunicación del Arzobispado, Mn. Ramon Ollé, ha dirigido unas palabras a los periodistas por medio del diácono Mn. Aurelio Ortin. En éste lamentó su ausencia por enfermedad y agradeció a los periodistas su labor como comunicadores. Les ha animado a trabajar para el «bien de la verdad y de la transparencia informativa», ya seguir el ejemplo de San Francisco de Sales.

Papa Francisco: «Para una comunicación plenamente humana»

En el día de San Francisco de Sales, también se celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que este año se cumple la 58 edición. El Papa Francisco, en su mensaje titulado «Inteligencia artificial y sabiduría del corazón: para una comunicación plenamente humana», aborda la influencia de la inteligencia artificial en la sociedad y destaca la importancia de mantener a la humanidad en medio de avances tecnológicos.

El Papa advierte sobre los peligros de la inteligencia artificial, destaca la importancia de no caer en la trampa de la «omnipotencia» y la «autonomía», recordando que todo lo creado debe ser recibido como un «don de Dios». Señalando que «no podemos esperar a que las máquinas proporcionen la sabiduría necesaria», y destaca la ambivalencia de la inteligencia artificial. Habiendo reconocido el potencial positivo, también alerta sobre los «riesgos», como la «desinformación y los deepfakes». En esta línea, insiste en el llamamiento que ya hizo el 1 de enero, en la 57ª Jornada Mundial de la Paz, en la que pidió a la comunidad de naciones, «trabajar unida para adoptar un tratado internacional vinculante, que regule el desarrollo y el uso de la inteligencia artificial en sus múltiples formas».

Francisco pide responsabilidad a los propios profesionales de la comunicación y expone la necesidad de poner la inteligencia artificial al servicio de una comunicación que trabaje por un mundo más justo, «favoreciendo la escucha de las múltiples necesidades de las personas y de los pueblos, en un sistema de información articulado y pluralista».

La respuesta no está escrita, depende de nosotros». Con este último apartado concluye llamando a la responsabilidad humana. Hace un llamamiento a buscar la «sabiduría, que es anterior a todas las cosas» para orientar la inteligencia artificial hacia una «comunicación plenamente humana».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...