Manos Unidas lanza la campaña «El efecto ser humano» sobre la desigualdad y el cambio climático

L'ONG tiene como objetivo que los jóvenes comprendan que los países más pobres son también los más vulnerables a los cambios del medio ambiente

Coincidiendo con el 65 aniversario, Manos Unidas ha lanzado la nueva campaña «El efecto ser humano» para concienciar sobre la necesidad urgente de acabar con la injusticia climática que están sufriendo los pueblos más vulnerables. Según se ha informado, la nueva campaña de Manos Unidas desarrollará los proyectos potenciando aquellos que respondan a los efectos generados por el cambio climático y pondrá el foco en los jóvenes, para que comprendan que los países más pobres son también los más vulnerables al cambio climático.

Denuncia contra la desigualdad

«Denunciaremos cómo el maltrato en el planeta afecta en mayor medida, y con consecuencias mucho más devastadoras, a millones de personas desfavorecidas que habitan en países que poco o nada han contribuido a este deterioro». Así lo ha dicho la presidenta de la ONG Cecilia Pilar Gracía durante la rueda de prensa de la presentación de la campaña.

Nuestro planeta sufre el maltrato al que lo sometemos los seres humanos y hace años que nos advierte que así no podemos seguir», ha denunciado la presidenta destacando el abuso de los países más desarrollados hacia los más vulnerables. «Estamos adquiriendo una nueva deuda con los países del sur» con una  actividad económica genera «desigualdad y pobreza en los países más desfavorecidos».

En cuanto a los 50 países de África, Asia y América donde Manos Unidas coopera, se ha destacado la situación de «injusticia climática» a la que viven sometidos, que agrava y repercute aún más en los problemas de hambruna, conflictos, pobreza o migraciones . Según los datos de Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), se estima que entre 3.300 y 3.600 millones de personas –cerca de la mitad de la población mundial– viven en contextos considerados «altamente vulnerables» al cambio climático. En este sentido, la presidenta de Manos Unidas ha apelado a la «responsabilidad de la sociedad a cambiar actitudes y estilos de vida».

Una propuesta para el cambio

Con este contexto Manos Unidas ha anunciado que  con motivo de la campaña,  en los próximos doce meses, Manos Unidas planteará algunas propuestas de cambio a nuestro estilo de vida que pueden tener una gran repercusión en el cuidado del planeta: reduciendo el consumo de agua y energía; evitando el desperdicio de alimentos; reciclando o reduciendo las compras indiscriminadas.

Además, coincidiendo con el lanzamiento de la campaña «El efecto ser humano», Manos Unidas ha presentado las conclusiones de un estudio realizado por la consultora GfK para conocer la percepción que tienen los jóvenes españoles sobre la injusticia climática y el compromiso para revertir sus efectos.

Del estudio se desprende que un 76% de los jóvenes en España cree que la crisis climática es real y una gran mayoría está preocupada por la situación, tienen alta sensibilidad hacia las cuestiones ambientales y saben perfectamente que el futuro de todos está ligado en buena medida a nuestra capacidad para cuidar la tierra y sus recursos.

Sin embargo, cuando se les pregunta sobre lo que llamamos «justicia climática», sólo un 10% sabe lo que significa, y un 40% no encuentra ninguna relación entre el cambio climático y la pobreza en el mundo y las desigualdades. Por eso, el tema central de la nueva campaña de Manos Unidas tiene como objetivo que los jóvenes comprendan que los países más pobres son también los más vulnerables al cambio climático.

Proyectos Manos Unidas

Alertados por las graves consecuencias que los cambios en los patrones del clima están provocando en estas comunidades, a lo largo del último año, Manos Unidas ha apoyado proyectos de gestión, recuperación y protección de recursos naturales de forma sostenible. Estos proyectos abarcan áreas tan distintas como la lucha contra la deforestación y degradación de los bosques y contra la desertificación.

También se está promoviendo el uso de energías renovables y limpias y, por supuesto, la educación y formación ambiental de la sociedad civil, las organizaciones de base, la comunidad educativa y las autoridades.

Esta tarea no habría sido posible «sin el trabajo desinteresado de nuestros 6.460 voluntarios, repartidos en las 72 delegaciones que tiene la organización y los 73.100 socios cuya generosa solidaridad ha hecho posible que, en 2023, hayamos apoyado, 550 proyectos en 51 países. Vaya para todos ellos, y para las empresas y organismos e instituciones públicas que han confiado en nuestro trabajo, nuestro agradecimiento», ha afirmado Cecilia Pilar Gracía.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...