«La religión no puede ser un instrumento de guerra»

Un sacerdote cuenta su experiencia con la guerra de Siria donde no volverá a pesar de llevarla en el corazón

Son muchas las víctimas de la guerra de Siria que tuvieron que huir de casa amenazados por la tragedia. Entre estos Rome Reports nos presenta el sacerdote Jacques Mourad, el cual lleva a Siria en el corazón. Aunque ama su tierra ha decidido no volver. Ahora, vive en el Kurdistán iraquí como un refugiado más entre refugiados. El sacerdote Jacques Mourad, secuestrado en Siria, consiguió huir de su prisión después de cinco meses de cautiverio. Sin embargo, todavía quedan 190 cristianos secuestrados y varios religiosos de los que nada se sabe

«Las religiones son un regalo»

El sacerdote sirio ha sufrido la guerra siria en propia piel. Tuvo que huir de su país, roto por un conflicto que parece no tener fin y en el que se ha instrumentalizado la religión con fines violentos. «Pero las religiones son un don – expone Mourad – un regalo, tanto el islam o como el cristianismo, porque dan la fuerza y ​​son el camino para la paz. Por lo tanto no se puede utilizar nunca más la religión para hacer la guerra».

Una elección para entender el sufrimiento

Según explica Jacques Mourad, «Renunciar a volver a Mar Musa en Siria es una elección». «He elegido vivir como un refugiado, junto a los refugiados, para entenderlos y para compartir su sufrimiento. Lo he hecho para explicar lo que viven estos refugiados », afirma.

Experiencia relatada

El 21 de mayo de 2015 unos yihadistas del Estado Islámico le secuestraron en su monasterio de Mar Elian, cercano a Palmira, la ciudad histórica que acababan de conquistar. Se lo llevaron a Raqqa, la entonces capital del acto proclamado Estado Islámico. Comenzaban así meses de calvario.

Toda esta experiencia la relata en, «Un monje secuestrado», un libro con el que quiere enviar un claro mensaje. «Mi experiencia quiere transmitir que la fuerza del amor y del diálogo supera el miedo, supera el mal y supera la oscuridad».

Corredores humanitarios con Sant’Egidio

Su gran preocupación por los millones de sirios refugiados en todo el mundo lo llevó a conocer el trabajo de la Comunidad de Sant’Egidio, especialmente, el proyecto de los corredores humanitarios con el que se ha salvado la vida a miles de refugiados, muchos sirios. De ahí nació la especial relación con su fundador, Andrea Riccardi, que ha escrito el prólogo de este volumen.

Fundador Comunidad Sant’Egidio, Andrea Ricardi, explica que «es la historia de un cristiano árabe que vive en Siria, que afronta el fundamentalismo, la yihad y que vive en una situación de gran complejidad. Es un libro que hay que leer porque es una historia de nuestro tiempo, un testimonio especial pero también una historia de espiritualidad ».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...