La misión de los católicos en Egipto

"Donde hay más cristianos hay más libertad de conciencia, más democracia y más espíritu de convivencia"

El reportaje de Rome Reports de esta semana nos traslada a Egipto y nos presenta el padre Guillaume y el padre Said. Ambos miembros del Camino Neocatecumenal, trabajan para que los cristianos en Oriente Medio no desaparezcan. Según se cuenta, lo hacen, en primer lugar, con su presencia en la región. En segundo lugar, con su labor para fortalecer la fe de aquellos que permanecen en la cuna del cristianismo.

El riesgo de perder la esencia

El P. Guillaume es francés y rector del seminario Redemptoris Mater del Líbano. Se trata de un centro donde se forman futuros sacerdotes, especialmente, para que se queden en Oriente Medio. Según el sacerdote, «no hay que negar que hay una grandísima emigración cristiana hacia fuera». «Incluso, en zonas donde no son directamente perseguidos». Desde su punto de vista, «existe el riesgo de que esta fe poco a poco sea menos profunda». «Si sólo se queda en costumbres culturales, perderán la razón misma para quedarse en Oriente Medio» – asegura-.

La misión del Seminario del Líbano va, más allá de una ayuda económica, político o sociológico, a dar también una ayuda de tipo espiritual. «Es necesario trabajar la espiritualidad para que estas personas vuelvan a encontrar el sentido de su misión y su presencia en Oriente Medio», añade.

Dónde residen las raíces …

Es necesario velar por que los cristianos sigan a Tierra Santa, porque es aquí donde escapó la Sagrada Familia para salvar el Mesías de Herodes. Jordania es el lugar desde donde Moisés divisó la tierra prometida y donde Cristo recibió el bautismo. En Tierra Santa nació Jesús y allí desarrolló su predicación, llegando hasta Líbano, en las ciudades de Tiro y Sidón; Siria fue evangelizada por el apóstol Tomás y en Irak encontramos Ur caldeos, lugar del nacimiento del patriarca Abraham.

«Estas raíces, – explica el P. Guillaume- este patrimonio si no se vive, si no está cuidado por aquellos que lo valoran, corre el riesgo de convertirse en algo para llenar museos y que desaparezca poco a poco, que olvide «.» La Historia y los hechos de hoy en día nos dicen que donde hay más cristianos hay más libertad de conciencia, más democracia y más espíritu de convivencia. Es como un anticuerpo natural al fanatismo. Por eso creo que debemos ayudar a estos cristianos que se queden en países «, añade.

Comunidades apoderadas

El objetivo de estos dos sacerdotes es ayudar, no sólo a permanecer, sino a formar comunidades más fuertes. En Egipto, el desafío es también la unidad entre los mismos coptos, católicos y ortodoxos. Un paso fundamental para avanzar en este camino fue la visita del Francisco en 2017. También, su encuentro con el Papa Tawadros II. Ambos rezar por los cristianos perseguidos pocos días después de los atentados Domingo de Ramos a las ciudades de Tanta y Alejandría.

A pesar de la violencia, cristianos como Said, permanecerán en su tierra porque están llamados a cumplir allí una misión. Como afirma Said, «Cristo ha sufrido por toda la Humanidad y si nosotros tenemos que sufrir por Cristo y la Iglesia, no somos más que nuestro maestro». «Tenemos este sentido dentro de nosotros. Una misión para cumplir en la tierra donde hemos nacido, por eso, nos quedamos en Egipto «.

Los cristianos coptos son una de las comunidades más antiguas de Oriente Medio. Se cree que fue San Marcos quien evangelizó esta tierra en el siglo I. También, son la comunidad más numerosa por lo que cualquier ataque contra ellos afecta decisivamente a la moral de todos los cristianos de la región.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...