Aniversario de la Librería Balmes: 100 años difundiendo cultura católica

Tras un siglo de actividad el propósito con el que abrió la librería religiosa se mantiene y se ha extendido más allá de Europa

La Librería Balmes, situadada en la planta baja del edificio modernista de la calle Duran y Bas, celebra sus primeros cien años de vida. A lo largo de este tiempo, se ha convertido en uno de los puntos de difusión de cultura religiosa de referencia en Barcelona. Actualmente, depende de la Fundación Ramon Orlandis que la adquirió hace 20 años, aun así, sus inicios se remontan con la fundación de la entidad Fomento de Piedad Catalana.

Una historia de hace 100 años

El presidente de la Fundación Ramon Orlandis Despuig, José María Alsina, explica los orígenes de la librería, que se remontan a principios de siglo XX. El Sacerdote Mn. Eudald Serra fundó la entidad Fomento de Piedad Catalana y en 1913 se abrió la Biblioteca Fomento de Piedad Catalana. El propósito era «dignificar la religiosidad popular a través de formularios nuevos de plegaria y melodías de cantos religiosos». El mismo obispo de Vic Josep Torras y Bages fue el mentor espiritual de estas obras.

En 1916, se creó la Librería Balmes como sección del Fomento dedicada a la venta y difusión de sus libros. Con la repercusión que adquirió, en 1920, cambiaron de lugar y se abrió la librería en el edificio de la calle Duran y Bas, 11, de Barcelona, donde continúa actualmente.

Tal como explica Alsina, originariamente la librería era «exclusivamente religiosa.» Cuando la Fundación Orlandis la adquirió, se ampliaron las lecturas a la literatura relacionada con la cultura católica, en general.

Fuente de cultura católica

Hoy en día en la Librería Balmes se encuentran libros para niños, jóvenes y adultos. Entre estos, hay diferentes temáticas y géneros. Novelas, biografías, hasta lecturas más académicas y teóricas. Un repertorio pensado para mantener la esencia de la librería. De hecho, a pesar de ampliar el abanico de lecturas, el objetivo inicial que inició la librería continúa, explica Alsina.

«La cultura católica es aquello que respiramos, si no la difundimos la fe se debilita», asegura Alsina. «Por eso, la Librería Balmes tiene, en primer lugar, una misión evangelizadora, a través de la lectura». Por otro lado, quiere «motivar la lectura de libros importantes. Promover el pensar, el reflexionar, el contemplar… cosas necesarias no solo para la vida religiosa sino para todo hombre», añade.

Clientes en línea, más mercado

Entre la clientela, destacan las familias y parroquias que, aparte de libros, tienen la opción también de comprar el vino y las formas para la comunión. Además, a raíz de la pandemia, la venta en línea ha aumentado y el público se ha extendido hasta América del Sur, desde donde reciben muchos pedidos. 

En este sentido, José M. Alsina se muestra contento, puesto que «hoy en día se lee poco y además, a consecuencia de la secularización, las ventas se complican. Pero, queremos tener continuidad y, por eso, queremos llegar a un público más amplio para mantener la librería extendiendo nuestro mercado».

Después de tantos años la librería quiere mantener las puertas abiertas para continuar su misión. Una misión que tal como comentaba José María Alsina, sigue la de los predecesores y, a la vez, se ha ampliado hacia las familias. «Siempre, pero, – insiste Alsina- con el fin de continuar haciendo presente, en el mundo de la lectura, la cultura católica».

Con motivo del cumpleaños, la librería obsequia los clientes con una bolsa donde reivindica los estos 100 años de cultura católica.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...