El servicio de atención domiciliaria forma 665 personas

San Juan de Dios y Cáritas Barcelona, forman personas en riesgo de exclusión como profesionales de la cura a domicilio

665 personas en riesgo de exclusión han tenido una nueva oportunidad. Entre 2012 y 2018 la Fundación de Atención a la Dependencia San Juan de Dios, con la colaboración de Cáritas Diocesana de Barcelona, ha formado a estos profesionales para dedicarse a la cura profesionalizada a personas con pérdida de autonomía. Ya sea por problemas derivados del envejecimiento o por procesos de salud agudos o crónicos que puedan afectar a cualquier edad de la vida. Todo esto gracias al servicio de atención domiciliaria.

Ejemplo de oportunidad

Es el caso de Joan Aracil. Cáritas y San Juan de Dios fueron la segunda oportunidad que buscaba. Autónomo durante muchos años Joan se vio en la calle. Allá pidió ayuda a Cáritas que lo derivó a la Fundación de Atención a la Dependencia. Gracias a esto encontró una nueva vocación, la cura a domicilio. Hizo toda la formación requerida y ahora está trabajando por la misma fundación que lo acogió ahora hace seis años. “Son una familia, siempre que queramos podemos volver a casa” aseguraba el cuidador.

Garantía de ocupación

El programa formativo se enfoca hacia la inserción laboral de personas en situación de riesgo de exclusión, con el objetivo de generar ocupación de larga duración. El programa ha conseguido que el 90% de los alumnos haya trabajado en algún momento. A día de hoy, de 350 profesionales del itinerario formativo de cuidadores profesionales de la FAD y Cáritas entre 2012 y 2018, el 65% están trabajando.

“El hecho de tener un itinerario formativo adaptado a personas que se encuentran en situaciones muy vulnerables, hace que salgan profesionalizadas y que, además, suban tener una posibilidad de encontrar trabajo de calidad”. Así lo explicaba la responsable del programa de formación e inserción laboral de Cáritas Diocesana de Barcelona, Dessirée Garcia. Por otro lado, la directora de la Fundación de Atención a la Dependencia San Juan de Dios, Ana Pérez, afirmaba. “El más importante, es garantizar ocupación estable y digna”.

Datos a tener en cuenta

El servicio de atención domiciliaria forma a personas procedentes de 24 nacionalidades diferentes, mayoritariamente de Honduras (20%) y Colombia (14%). La duración de los contratos de estas personas suele ser superior al año. Así mismo, hay que destacar que el 72% de las personas sin permiso de trabajo que han participado en las formaciones de la FAD se han integrado en algún momento en el sector de la atención a personas en situación de dependencia. También hay que destacar que 111 alumnos se encontraban en situación administrativa irregular, y 58 de estos han conseguido regularizar su situación.

El modelo de atención de la FAD garantiza que el cuidador/a que actúa en el domicilio sepa llevar a cabo las actividades de un plan de atención individual, y utilizar las diferentes técnicas y adaptaciones necesarias para el desarrollo y la atención a domicilio.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...