«El principal reto es ser el efecto humano para revertir lo incompatible con la vida»

Zarel León Segura promotora integral del Centro Estudios Ecuménicos, cooperante de Manos Unidas para frenar la desigualdad

Zarel León Segura es activista social y promotora integral del Centro Estudios Ecuménicos (CEE) en el estado de Guerrero, ubicado en el sur de México. Se trata de uno de los proyectos con los que colabora Manos Unidas, dedicado a «acompañar el caminar de los pueblos y comunidades indígenas en la defensa de sus derechos y apropiación de sus territorios», explica la activista. 

El propósito del CEE está alineado con la campaña 2024 de Manos Unidas, actuando según el lema como “El efecto ser humano”, capaz de cambiar el planeta. La campaña de este año de la ONG denuncia cómo el cambio climático repercute especialmente en los derechos de las sociedades más vulnerables y hace una llamada a la acción de las personas para cambiarlo. La promotora del CEE se suma a la llamada de la campaña animando a revertir la situación actual, para evitar el empeoramiento de las sociedades que se ven más afectadas, como lo son las comunidades indígenas.

Actuando como «efecto humano»

Desde el Centro de Estudios Ecuménicos para ser este «efecto ser humano capaz de evitar el empeoramiento de las comunidades indígenas», se trabaja en la formación de «las capacidades y autonomía para poder decidir dentro del territorio cómo enfrentar estos efectos de una manera organizada». Zarel expone que las tres líneas de actuación són: la formación y coordinación del gobierno asambleario, la participación política de las mujeres a nivel comunitario y la comunicación radiocomunitària. 

Además de la organización assamblearia y de promover la igualdad de género en la gobernanza de las diferentes comunidades, a partir de los diferentes proyectos, el CEE tambien cuenta con un Observatorio Comunitario de Violencia contra las Mujeres, que des de el anàlisis implanta soluciones para transformar las situación. 

«El principal reto es el énfasis que pone la campaña de Manos Unidas, que el planeta está en un punto de no retorno y tenemos un tiempo apremiante en el que tenemos que hacer todas las acciones posibles para ser el efecto humano y revertir lo incompatible con la vida que sería que se acabe nuestro planeta».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...