80 años de la «Noche de los cristales rotos»

Sant Egidi convoca una marcha para recordar que "no hay futuro sin memoria"

En motivo del 80º aniversario de la noche de los cristales rotos, el pasado 10 de noviembre, la Comunidad de Sant’Egidi y la Comunidad Judía (ATID) hicieron memoria. Por eso, todos se reunieron ya en negra noche, tal como cuando tuvo lugar la tragedia, para recordar la velada del 9 al 10 de noviembre de 1938. Fue durante aquellas horas que se quemaron más de 300 sinagogas, principalmente en Alemania y Austria. Además, la noche conocida también bajo el nombre Kristallnacht, remite al inicio de la deportación masiva de los judíos europeos a los campos de concentración y exterminio nazis.

«No hay futuro sin memoria»

Cada año Sant’Egidi y la Comunidad Judía hacen memoria en Barcelona de este trágico suceso de la historia de Europa. Se trata, pues, de organizar un “peregrinaje de la memoria”. «Así todo el mundo, sobre todo las jóvenes generaciones, no olvidan la deportación acontecida durante la ocupación nazi«, explican los de la organización.

No hay futuro sin memoria” ha sido el título de la manifestación. Esta ha movido a ciudadanos de todas las edades y una significativa presencia de inmigrantes “nuevos barceloneses”. Por lo tanto, siguiendo este lema, la marcha silenciosa ha empezado en la plaza del Pedró, en medio del Raval. Finalmente, ha llegado hasta la plaza de Sant Just, donde se han escuchado diferentes parlamentos.

La puerta al Holocausto

La  Kristallnacht fue el fruto del odio racial, de la pérdida de libertad, de la violencia que se había ido cociendo. Esta acumulación de odio, con los años, dejó la puerta abierta al terrible Holocausto perpetrado durante la II Guerra Mundial. La noche trae a la memoria todos los dolores que en el mundo todavía se están sufriendo. Hay que recordar, también, los mensajes que continúan originándose en la propaganda y en el odio verso el que es diferente.

El ex presidente de la Comunidad Israelita de Barcelona, Uriel Benguigui, ha subrayado que “el olvido de aquella Noche fue lo que provocó la Shoa. Por eso, es importante hacer esta marcha sin complejos, sin miedo. La semilla que ponemos hará que la memoria persista y lo que pasó no se vuelva a producir”.

Hacer un mundo más humano

Armand Puig, rector del Ateneu Sant Pacià ha recordado cómo “hace 80 años arrancaron la humanidad de mucha gente y la anestesiaron. “La “marcha de la memoria”, cómo ha recordado Jaume Castro (responsable de Sant’Egidi en Barcelona) “quiere contagiar la ciudad de una cultura de la convivencia porque no dejamos nunca a nadie de lado.”

Las palabras de las nuevas generaciones de los Jóvenes por la Paz de Sant’Egidi y la comunidad judía ATID han sido bastante elocuentes: “No queremos que nos roben el sueño de un mundo más humano y en paz» aseguraban durante la velada. Juntos resistimos al mal y construimos una humanidad abierta a los otros y respetuosa con todo el mundo”.

Fuente: Sant’Egidi

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...