100 años de Institución Teresiana

Pilar Sánchez y Carolina Ramírez hablan de la vigencia del mensaje del fundador Pedro Poveda hoy en día

La Institución Teresiana es una Asociación Internacional de laicos, mujeres y hombres, fundada por el sacerdote y pedagogo San Pedro Poveda, cuya finalidad es contribuir a la promoción humana y social a través de la mediación cultural y educativa. Está presente en 30 países de Europa, América, Asia y África, y actualmente está formada por 2.743 miembros. El próximo jueves 11 de enero, día del centenario de su aprobación pontificia por el papa Pío XI, se celebrará una Eucaristía, a las 19h, en la Basílica de la Virgen de la Merced de Barcelona. Pilar Sánchez es la delegada de la Institución Teresiana para la Asociación Primaria por Aragón, Baleares y Cataluña, y Carolina Ramírez, presidenta de la Asociación ACIT Levante Norte.

¿Cómo nace la Institución y por qué tiene hoy plena vigencia?

Había que consolidar una experiencia transformadora. Sus miembros se comprometían a trabajar “al modo de sal”, uniendo esfuerzos, desde un testimonio cristiano y una acción profesional competente, en los campos de la educación y la cultura. En el primer tercio del s. XX, el reconocimiento de los derechos de la mujer en la construcción del mundo era un hito importante. Y fueron mujeres quienes, inicialmente, respondieron a su propuesta. Hoy, que la secularización de nuestro mundo se ha acentuado, la respuesta de su fundador, San Pedro Poveda, sigue siendo una respuesta válida para hombres y mujeres que han querido formar parte de nuestra Asociación.

¿Qué responsabilidades tiene hoy los miembros de la Institución?

Nuestra asociación está constituida por dos asociaciones de fieles con una única misión y diversidad de compromisos. Como ciudadanos laicos intentamos estar atentos a las necesidades de nuestro tiempo con una actitud crítica, activa y participativa. Como creyentes, siempre estamos llamados a hacerlo desde la persona de Jesús: Él es nuestro referente, donde trabajamos, en nuestro hogar, nuestra parroquia u otras asociaciones a las que pertenecemos. Evangelización, educación y acción social constituyen los ejes de nuestros programas y orientan nuestra vida.

¿Qué metodología de “trabajo” creó san Pedro Poveda?

En primer lugar, animaba a establecer estilos de vivir atrayentes. Personas con un talante amable, que nace del cariño que nos merece cada persona. Y espacios que fueran similares en los hogares familiares. Confiaba en la fuerza del testimonio cristiano, en la motivación desde el interés de cada uno, la participación conjunta en tareas estimulantes y la fuerza de lo que da sentido a nuestra vida. También en la formación actualizada y permanente. Son elementos que hoy siguen teniendo actualidad.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...