Restauración de cinco volúmenes de Visitas pastorales del Archivo Diocesano de Barcelona

La restauración de los volúmenes 2, 3, 4, 38 y 42 de la serie Visitas pastorales del Archivo Diocesano de Barcelona ha contado con el apoyo del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya

Este 2023, con la ayuda de las subvenciones para la elaboración y la mejora de instrumentos de descripción, para la digitalización de fondos y documentos y para la restauración de los documentos del patrimonio documental de Catalunya, convocadas por el Departamento de Cultura de la Generalitat, el Archivo Diocesano ha restaurado los volúmenes 2, 3, 4, 38 y 42 de la serie Visitas pastorales

El Archivo Diocesano de Barcelona tiene un conjunto de documentación de gran importancia y utilidad para acercarnos a la historia de la Iglesia de Barcelona, ​​sus parroquias y sus pueblos. Representa una fuente documental constante a partir del pontificado de Ponç de Gualba (1303-1334). Con este obispo se inició el archivo de curia, las principales series del Archivo Diocesano, y sus registros de Visitas pastorales, que son los más antiguos de Europa que han tenido continuidad hasta nuestros días. En ellas se puede encontrar un rico resumen de la costumbre, el estado de cada parroquia a lo largo de los siglos, inventarios, clero y no pocos delitos, de los que son acusados ​​tanto los presbíteros como la feligresía.

Por su gran interés histórico, la serie de las Visitas pastorales siempre ha sido una de las más consultadas. Por este motivo, se han digitalizado los primeros volúmenes -ya transcritos y publicados por el Archivo Diocesano-, y se ha realizado una revisión exhaustiva de los instrumentos para su consulta para facilitar al máximo la localización y consulta de los miles de visitas que pueden encontrarse desde 1303 hasta los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil (1936-1939).

¿Qué informaciones podemos encontrar en las Visitas pastorales?

En estos libros se anotaban los actos que se realizaban durante la visita. Aunque no siempre se hacía de la misma forma ni de forma muy exhaustiva, en muchos casos se describen los hechos acaecidos durante la visita con todo tipo de detalles.

En los registros del siglo XIV, el acto de la visita considerado como esencial era la información que recibía el obispo, o su delegado, sobre la conducta y modo de servir a la Iglesia por parte del párroco y otros sacerdotes; y después el párroco hacía una declaración sobre las costumbres consideradas malas de sus parroquianos, como, por ejemplo, usura, juego, superstición, inmoralidad, etc. En estos registros también se incluían colaciones, comunicaciones, permisos y otros muchos documentos que más tarde se copiaron en los volúmenes de Communium y Gratiarum. Y llaman la atención las largas listas de nombres de personas que eran tonsuradas al visitar las parroquias.

Desde el siglo XV destaca la importancia que se da a los inventarios, que siguen siendo muy detallados hasta el siglo XVII. Este aspecto da un valor extraordinario a la serie.

Las interrupciones que encontramos -como en otras series documentales del archivo- se deben a la ausencia de actuación episcopal a causa de acontecimientos políticos ocurridos en Cataluña, como por ejemplo en el siglo XV, durante los diez años de guerra contra Juan II, en el que la Sede de Barcelona estuvo sin proveer o sin residir; lo mismo podemos decir de los períodos de conflicto contra Felipe IV, Felipe V y Napoleón. Por último, cabe añadir que, según el testimonio de los registros correspondientes a buena parte del siglo XIX, sobre todo desde 1820 hasta 1885, la misión de visitar pastoralmente sufrió interrupciones, como en otros períodos.

La restauración de los volúmenes 2, 3, 4, 38 y 42

En 2022 ya fueron restaurados los volúmenes 1 y 1bis, y en 2023, dada la importancia de esta serie y que siempre ha sido una de las más consultadas del archivo, se solicitó al Taller de Restauración de Documento Gráfico del Monasterio de Sant Pere de les Puel·les, de Barcelona, una evaluación del estado de conservación de los cincuenta primeros volúmenes, para así determinar y priorizar aquellos que necesitaban ser intervenidos con mayor urgencia. El resultado fue que los volúmenes 2, 3, 4, 38 y 42 presentaban patologías que suponían un peligro para la integridad de los documentos, por tanto había que restaurarlos.

Estos volúmenes, además de la suciedad superficial generalizada a causa del uso y almacenamiento, estaban afectados por xilófagos y tintas metaloácidas. Después de realizar la documentación visual y gráfica de las piezas, y siempre bajo el criterio de mínima intervención, se ha realizado una limpieza en seco del cuerpo de los libros y las cubiertas; desmontaje del ligado, foliación y realización del esquema de los cuadernillos; limpieza en húmedo del cuerpo de los libros; laminación de las partes más afectadas por las tintas metaloácidas (una o dos caras); reapreste con reserva alcalina para neutralizar los ácidos; allanado bajo peso entre secantes neutros; preparación de nuevos nervios y religado siguiendo el esquema original; limpieza en húmedo de las cubiertas; consolidación de desgarros y reintegración de pérdidas en el pergamino de las cubiertas; montaje del cuerpo del libro y encuadernación; adhesión de guardas; y elaboración de una caja de protección con cartulina neutra según dimensiones y peso de los libros.

Restauración realizada con el apoyo del

Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...