24 DE SEPTIEMBRE

Virgen de la Merced

El 10 de agosto de 1218, en la catedral de Barcelona, el obispo Berenguer de Palou, Pedro Nolasco y un grupo de compañeros toman el hábito de la Orden de la Merced para la redención de cautivos en tierras lejanas. Pedro Nolasco ha sentido la llamada a esta tarea que le hace la Virgen, a la que él dará este nombre: de la Merced, o sea, de la gracia, de la misericordia. Su carisma es muy actual: ¿qué hay, aún, de personas cautivas en las cárceles, en nuestras calles pegados a las innumerables drogas y dentro de corazones cerrados y resecos?

En 1868, la Virgen de la Merced fue declarada patrona del obispado (ahora arzobispado) de Barcelona. Y el año 2006 fue declarada patrona de la nueva Provincia Eclesiástica de Barcelona, formada por el arzobispado de Barcelona y los obispados de Sant Feliu y Terrassa. En la girola de la Catedral de Barcelona tiene un altar.