Un plan para los cuatro próximos años

image

(Domingo, 9/10/2011)              

El pasado 25 de setiembre, en una eucaristía celebrada en la basílica de la Sagrada Familia, se hizo una evaluación de la aplicación del Plan Pastoral del arzobispado de Barcelona de los últimos años y una presentación del nuevo Plan Pastoral para los próximos cuatro años. Este nuevo Plan Pastoral, como el anterior, tiene una finalidad eminentemente evangelizadora con tres objetivos prioritarios. Con la eucaristía de la Sagrada Familia pusimos en manos del Señor el trabajo que nos proponemos hacer preferentemente durante estos próximos cursos para hacer “todo lo que Jesús nos diga”.

Todos recordamos cómo la intercesión de María obtuvo de su Hijo el primero de sus milagros. Confiando en la intercesión de la Virgen María hemos puesto estas palabras suyas: “Haced todo lo que Jesús os diga” como título del nuevo Plan y de la carta pastoral que presenta su contenido.

El Plan Pastoral pretende que nuestra Iglesia de Barcelona sea cada vez más evangelizadora. Ésta es la misión de la Iglesia una y única de Cristo, extendida de Oriente a Occidente. El trabajo de evangelización de todas las realidades diocesanas nos une al trabajo que está realizando la comunión de las Iglesias diocesanas, presididas por el obispo de Roma y sucesor de Pedro.

Nuestro trabajo aplicando el Plan Pastoral y en especial su primer objetivo –que nos pide “anunciar a Jesucristo a quienes no lo conocen”– estará en sintonía con la preparación del Sínodo de los Obispos, que se reunirá en Roma en octubre del año próximo para estudiar el tema: “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana.”

Barcelona, por otra parte, será la sede durante los próximos meses de dos iniciativas muy relacionadas con la propuesta del Evangelio a los hombres y las mujeres de hoy: la realización de la llamada Misión Metrópolis, que se llevará a cabo de forma simultánea en doce grandes ciudades de Europa durante la Cuaresma del próximo año, y la presentación en nuestro país del proyecto conocido como el Atrio de los Gentiles, propuesto por el Papa para promover el diálogo entre la fe y la cultura y entre los creyentes y no creyentes. Ambas iniciativas se inscriben en el esfuerzo evangelizador de la Iglesia.

En el contexto también de la evangelización, en las consultas hechas a la diócesis para redactar el nuevo Plan, se ha coincidido en la importancia de adoptar como un objetivo el trabajo de las comunidades parroquiales en la iniciación cristiana. Por ello “la pastoral de la iniciación cristiana” es el segundo objetivo. Todo empieza en la vida cristiana con los sacramentos del bautismo, la confirmación y la eucaristía. Se trata de mejorar la acogida de las personas y la preparación y celebración de estos sacramentos.

Un objetivo del anterior Plan Pastoral era el de crecer en la solidaridad ante la crisis económica. Este objetivo se ha logrado, pero aunque han aumentado las ayudas a los que más sufren las consecuencias de la crisis económica, ésta desgraciadamente todavía persiste. Por ello, todas las personas e instituciones consultadas han coincidido en que este objetivo ha de continuar en el nuevo plan Pastoral. Y así, el tercer objetivo ha quedado formulado como “la solidaridad, expresión de nuestro amor y de nuestra fe”.

Si bien el nuevo Plan Pastoral señala estos tres objetivos prioritarios, eso no significa que excluya ningún ámbito o actividad de la pastoral diocesana. Resulta evidente, por otra parte, que la realización de un determinado aspecto de la vida cristiana incide siempre positivamente en todo su conjunto.

     Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

VERSIÓN AUDIO