Pobreza y exclusión no son impedimentos para encontrar un empleo

Feina amb Cor, proyecto de formación e inserción socio-laboral de Cáritas Diocesana de Barcelona, inserta a 3.000 personas en el mercado labora

Con motivo de los datos de Paro Registrado del mes de febrero que se publicarán mañana, Cáritas Diocesana de Barcelona continúa denunciando la precariedad laboral a la que se enfrentan las personas más vulnerables. Durante el mes de enero de 2018 se han formalizado en Catalunya 262.626 contratos de trabajo, 226.395 temporales (el 86,2%) y sólo 36.231 indefinidos (el 13,8%). Además de la elevada temporalidad que caracteriza nuestro mercado laboral, con la crisis se ha acentuado la corta duración de los contratos, uno de los factores más críticos de la precarización laboral.

Unos cuantos datos

Según el Servicio Público de Empleo Estatal, en 2017 se firmaron 6,5 millones de contratos con una duración igual o inferior a 7 días, el 26% del total de los contratos firmados. Desde Feina amb Cor, se trabaja para lograr contratos más estables, y buena prueba de ello es que 8 de cada 10 personas han trabajado más de dos meses y casi el 50% de las personas ha tenido un contrato de más de seis meses.

A pesar del contexto de precariedad laboral, el proyecto Feina amb Cor consigue que el 70% de las personas que participan encuentren trabajo. Incluso aquellas que llevan muchos años sin trabajar: el 57% de las personas insertadas llevaban cinco o más años en paro.

Además del tiempo en paro, otro factor de exclusión laboral es la edad. Los datos de Feina amb Cor demuestran que con un acompañamiento adecuado el 78% de las personas de entre 16 y 29 años que han pasado por el proyecto encuentran trabajo, así como el 60% de las personas de más de 45 años.

No tener ningún ingreso y no encontrar trabajo durante un largo periodo de tiempo supone que muchas personas pierdan la esperanza y les afecte a su salud, tal como constata el último informe de Cáritas «Vidas Precarias«.

Feina amb Cor

El proyecto Feina amb Cor forma parte del programa de formación e inserción sociolaboral de Cáritas Diocesana de Barcelona, y empezó en 2014 para acompañar de manera intensiva y personalizada personas que hace tiempo que no encuentran oportunidades laborales, que tienen cargas familiares y que han extinguido la prestación de paro o están a punto de hacerlo. Lo primero que se trabaja desde Feina amb Cor es la autoestima, con el fin de recuperar la esperanza, la motivación, la confianza y el optimismo.

Desde Cáritas Diocesana de Barcelona se pide a los poderes públicos que no abandonen el objetivo del pleno empleo y que lo complementen con políticas de ingresos mínimos. Las personas necesitan una estabilidad y tener bien cubiertas las necesidades básicas para empezar un proceso de retorno al mercado de trabajo. Es necesario que las personas dispongan de un acompañamiento personalizado en la búsqueda de trabajo, flexible y muy profesionalizado.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...