La Iglesia plantea un cambio de estrategia para ser noticia

El XIX Simposio de la Fundación Claret expone la necesidad de adaptar el mensaje eclesial en el espacio y el tiempo actual y aprovechar los puntos fuertes del cristianismo

Ofrecer relatos proactivos como Iglesia, hacer crítica y autocrítica. Este ha sido el punto de partida del XIX Simposio de la fundación Claret, un acto donde asistió el cardenal, arzobispo emérito Mons. Lluís Martínez Sistach, director general de Afers Religiosos, Enric Vendrell, y varios periodistas para analizar la relación de los medios de comunicación y el cristianismo.

El presidente de la Fundación Claret, el Padre Máximo Muñoz, introdujo el Simposio exponiendo la preocupación de los religiosos ante «un tratamiento injusto» por parte de los medios hacia la Iglesia y poniendo sobre la mesa la necesidad de hacer una «crítica y autocrítica», sobre cómo comunica la Iglesia hoy en día y la urgencia de aplicar un cambio de estrategia.

Adaptar el mensaje

Contestando a la exposición del Padre Muñoz, había como invitados dos expertos de la comunicación: el profesor de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna-URL, el Dr. Miquel Tresserras y el periodista Rafael de Ribot. Tresserras expuso la necesidad de que la Iglesia se ubique en «el espacio y  tiempo actual» para dejar de ser «insignificante» en el relato social de hoy en día. Según dijo, hay que unir los medios bajo un mismo paraguas y crear un sistema comunicativo internacional. «¿No podríamos unir los medios de Iglesia?», preguntó. También, destacó el discurso «teórico» que generalmente hace la iglesia, donde faltan los «hechos» y el interés del relato. En esta línea destacó el «sentido de la existencia» o el «deseo infinito de amor» que tinen la sociedad como elementos propios del cristianismo que pueden dar lugar a un mensaje atractivo e interesante a los ojos de los receptores. «Un sermon no es notícia y aburre, en cambio sí es posible mostrar hechos que demuestren que la Iglesia esta al lado de este deseo de amor», argumentó el Dr. Tresserras.

Rafael de Ribot marcó su exposición desde la mirada de los medios de comunicación hacia la iglesia y destaco las carencias que dificultan que la iglesia sea poco interesante para los medios que piden más rapidez, facilidad para acceder a fuentes, transparencia y un lenguaje comprensible. Insistió, también, en el mensaje que comunica, el cual hay que adaptarse. Destacó las entidades sociales de iglesia como un «escaparate atractivo» para los medios por su acción social solidaria, pero al mismo tiempo, insistió en un cambio comunicativo para atraer la audiencia con quien los medios «tienen el contrato». «Qué la Iglesia hable más de lo que hace que lo que piensa», dijo.

Jóvenes, una oportunidad

Tanto Tresserras como de Ribot hablaron del desencanto de los jóvenes por parte de la religión, que en consonancia resto el interés de los medios hacia la Iglesia. Un problema candente que podría cambiar si el interés de los medios se mueve hacia la Iglesia introduciéndola dentro del relato actual. Rafael de Ribot destacó el «poco conocimiento de los jóvenes sobre el mundo eclesial, que hace que tengan menos prejuicios» a puede ser «una oportunidad».

El acto concluyó con una mesa redonda donde profesionales de la comunicación concretaron más en su punto de vista desde su experiencia, donde participaron Paco Niebla, jefe de sociedad de la Agencia Efe, Pepa Masó, directora adjunta del diario El Punt, Llúcia Oliva ex corresponsal y periodista de TVE y TV3.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...