Los laicos se reúnen en Sant Pau del Camp para preparar Pentecostés

El obispo Mons. David Abadías recuerda la llamada a ser enviados a la misión en el mundo con el espíritu que nos guía

Fotografías: Agustí Codinach

La Delegación diocesana para la Formación y Acompañamiento del Laicado ha celebrado este sábado 11 de mayo el encuentro para la preparación de Pentecostés con los miembros de los diferentes secretariados que conforman la delegación. El monasterio de Sant Pau del Camp acogió esta jornada con el laicado con el lema «Nuestro corazón se abrusaba dentro de nosotros mientras nos hablaba por el camino», a la que se sumó el obispo auxiliar de Barcelona, Mons. David Abadías. 

Unos sesenta laicos participó en el encuentro, que presentó la delegada, Anna Almuni, que hizo una reflexión, en torno al contexto actual. «Ha sido un año marcado intensamente por la destrucción mundial y por el impacto de los conflictos, especialmente en los más vulnerables», expone. En el entorno eclesial, destacó también las experiencias fraternas y profundas vividas como el camino sinodal. «En este encuentro hemos querido interiorizar lo que supone el encuentro y anuncio de Jesucristo con todo el contexto que nos interpela, al que no podemos ser ajenos», explica la delegada. 

Seguidamente, en la introducción y contextualización del tema de la jornada, con el propósito de profundizar sobre el encuentro personal con Jesucristo y con éste sobre el primer anuncio, se leyó el texto de Emaús, el hilo conductor del encuentro. 

Dinámica sobre el encuentro con Jesús 

Después de reflexionar sobre la lectura se pasó a la práctica distribuyendo a los participantes en parejas alrededor del espacio del monasterio de Sant Pau del Camp. 

«¿Qué te pasó cuando te encontraste con Jesús? ¿Para ti el seguimiento de Jesús es fácil? ¿Dónde reconoces hoy a Jesús?». Estas y otras preguntas fueron las que fueron respondiendo a los participantes con el propósito de interiorizar su encuentro con el Señor. 

«Lo que pretendíamos es ver cómo ha sido mi encuentro con Jesús – explica Almuni-. Para anunciar necesitamos reflexionar sobre lo que ha sido. Reconocer el encuentro, para ver que el anuncio es decir «a mí me pasó» y, así, los discípulos de Emaús le reconocen». 

Celebración muy participada

El encuentro continuó con la celebración de la Eucaristía en el templo, presidido por el obispo Mons. David Abadías y concelebrada por el párroco Mn. Joan Cabot y el director del Secretariado diocesano de atención pastoral a personas con discapacidad Mn. F. Xavier Pagès. Veinte minutos antes se hizo con cantos una invocación al Espíritu Santo con motivo de Pentecostés, para dar paso a la misa. Fue una eucaristía muy participada, en la que todos participaron con los cantos, las ofrendas o las oraciones. 

 El obispo insistió en pedir a Dios el don de la sabiduría para «vivir desde la esperanza y la confianza con los hermanos» y sentir la paz como nuestra. Mons Abadías destacó que el encuentro era «para dar gracias de todo el año vivido», entre todos y desde las distintas realidades del laicado de la Iglesia y con motivo de Pentecostés. Un llamamiento a ser enviados a la misión en el mundo con el espíritu que nos guía. 

El sueño de la Iglesia… 

La jornada finalizó con un ejercicio en el que se repartió unos papeles donde los participantes, por parejas escribieron cuál era para ellos el «sueño de una comunidad» que busca la sinodalidad y la conversión pastoral. Algunas respuestas fueron:

«Nuestro sueño puede ser una iglesia acogedora, más participativa y abierta y cercana a los jóvenes, también a las personas necesitadas que se sientan acogidos y queridos como Jesús nos ha amado».

«Soñamos una Iglesia que incluye en serio la pluralidad, diversidad y que hacemos camino juntos, todos juntos».

«Ir caminando hacia el sueño de las primeras comunidades y reunirnos para orar y después sentirnos enviados a la misión. Esto nos invita a la vocación de Señor».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...