La Hospitalidad de Lourdes la 80ª Jornada de Hermandad Hospitalaria

La Delegación de Premià de Dalt acoge el encuentro anual de fraternidad de la entidad en el que asisten alrededor de 300 hospitalarios

Fotografías: Josep Giralt

La Hospitalidad de la Virgen de Lourdes de Barcelona, Sant Feliu y Terrassa ha celebrado la 80ª Jornada de Hermandad Hospitalaria que reúne a las diferentes delegaciones. Este año ha tenido lugar en la Archidiócesis de Barcelona, concretamente, en la localidad de Premià de Dalt. El arzobispo de Barcelona, Card. Joan Josep Omella asistió al encuentro que reunió a alrededor de trescientos miembros de la entidad.

«Es un día que nos recuerda que somos una familia muy grande que además de compartir las peregrinaciones año tras año, sabemos que la relación y el aprecio está presente todo el año». Así lo expone la presidenta de la Hospitalidad, Marta Ventura con alegría y satisfacción por haber compartido una jornada más de hermandad con los hospitalarios.

80 años de camino hospitalario

La delegada de Premià de Dalt, Dolors Padrino, anfitriona del encuentro, dio la bienvenida a todos los presentes y dio paso a Xavier Gambús, el vicepresidente de la ONG. Éste recordó los inicios de este encuentro, celebrado por primera vez en Barcelona en 1944 como «Día del Enfermo y Jornada del dolor» en la casa madre de las Darderes. Al cabo de los años pasó a llamarse «Jornada de Fraternidad Hospitalaria» para denominarse finalmente «Jornada de Hermandad».

Tal y como expone Marta Ventura, todos estos años son signo de un recorrido. «Toda esta evolución nos muestra el testimonio, de una entidad que no se detiene, sino que a lo largo de los años ha seguido afianzándose siempre con el compromiso inicial de que no es otro que ser hospitalarios con los hermanos», añade.

Fraternidad de Lourdes

El arzobispo de Barcelona, Card. Joan Josep Omella presidió la celebración en una amplia explanada. Concelebrando, destacaban el antiguo párroco de Sant Pere de Premià de Dalt, Mn. Josep Colomer i el actual, Mn. Lluís Petit, así como Mn. Josep Alfons Vilà, sacerdote Premià de Mar. En la homilía, el arzobispo destacó la importancia de la presencia de los hospitalarios en la Iglesia de Barcelona, un ejemplo de misericordia. Destacó la importancia de la unión fraterna entre los miembros de la hospitalidad, desde los responsables, voluntarios, médicos, peregrinos como enfermos. «Ya sea celebrando en Lourdes junto al río Gave que atraviesa el santuario como Premià de Dalt con el Mediterráneo de fondo, la fraternidad de la Hospitalidad se mantiene viva». Destacó especialmente el empuje del voluntariado siempre a la cabeza.

La jornada continuó con una comida de hermandad. Antes, todos los hospitalarios entonaron el cumpleaños feliz al cardenal Omella que precisamente este domingo 21 de abril celebraba su cumpleaños.

Al final del encuentro, se entregó el farolillo hospitalario a los miembros de Terrassa, que el próximo año serán los encargados y anfitriones que acogerán la 81ª Jornada de Hermandad.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...