La Conferencia Episcopal Tarraconense ruega por la lluvia

Los diez obispos con sede en Cataluña animan a sus comunidades diocesanas a pedir el don de la lluvia en estos tiempos de emergencia

Os dejamos la nota de la Conferencia Episcopal Tarraconense:
   Hace tiempo que no llueve con la suficiente regularidad y cantidad, de tal modo que la sequía afecta a muchas poblaciones que han visto comprometido o limitado el uso del agua para la vida cotidiana, así como para la industria, la ganadería o la agricultura, haciéndose día a día más amplia la población afectada. Esta situación nos hace más conscientes del valor y la necesidad del agua, del don del agua.

De diversas maneras, en cada uno de nuestros obispados, hemos animado a los miembros de nuestras comunidades diocesanas a pedir con perseverancia a Dios el don de la lluvia que tanto necesita nuestra sociedad.

De nuevo, invitamos a todos los cristianos y cristianas a intensificar esta petición, tanto en la oración personal como en la comunitaria, confiando que el Padre celestial dará cosas buenas a quienes se las piden (cf. Mt 7,11).

De la misma manera les invitamos, así como a todos los miembros de la sociedad, a valorar el don precioso del agua y a hacer un uso responsable del mismo, como una expresión más de nuestro compromiso hacia la conservación de la naturaleza, llevando adelante una verdadera ecología integral.

Esta dificultad, que nos afecta a todos, es una oportunidad para vivir más conscientemente la austeridad, el valor del sacrificio personal, la generosidad y la solidaridad.

Plegaria por la lluvia

Dada la conveniencia de orar en nuestras celebraciones para obtener del Señor, en breve, la lluvia necesaria, que alivie la falta de agua, tan necesaria para la vida y para la limpieza, os proponemos algunos modelos.

En primer lugar, siempre que las rúbricas lo permitan, se puede celebrar la Misa “Para pedir la lluvia” (Misal Romano, p. 1049; Missal Romà, p. 1123; Missale Romanum, p. 1138).

Lunes

 —  Para que el Señor nos conceda la lluvia necesaria para regar abundantemente nuestros campos y bosques y llenar los embalses. Oremos.

Martes

 —  Que una lluvia abundante riegue nuestros campos y así podamos alegrarnos de los bienes de la tierra sin dejar de amar más aún los del cielo. Oremos.

 Miércoles

 —  Que Dios nuestro Señor nos conceda una lluvia abundante y la buena añada nos haga servir a Dios con alegría. Oremos.

 Jueves

 —  Que Dios quiera conceder a nuestros sembrados la necesaria lluvia. Oremos.

 Viernes

 — Que el Señor nos conceda abundantes lluvias, que nos proporcionen el agua que tanto necesitamos. Oremos.

 Sábado

 —  Que el buen Dios se digne en concedernos una lluvia abundante para regar y sazonar la faz de la tierra. Oremos.

 Domingo

 — Que Dios nuestro Señor nos conceda una abundante lluvia para salvar las cosechas y poder superar la amenaza de la sequía. Oremos.

(Material elaborado por Mn. Joan Baburés,
Delegado de liturgia del Obispado de Girona y Secretario de la CIL)

Gabinet d’Informació de l’Església a Catalunya 

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...