Fundació Pere Tarrés duplica un año más el impacto de la campaña de recogida de juguetes de Navidad

Con la solidaridad del voluntariado y colaboración de empresas se ha conseguido repartir juguetes para 2.415 niños en riesgo de exclusión en centros socioeducativos

Un año más, la Fundació Pere Tarrés ha puesto en marcha su tradicional campaña de Navidad de recogida de juguetes para niños en situación de vulnerabilidad y, un año más, ha vuelto a duplicar su impacto. Durante las fiestas navideñas, personas a título individual, empresas e instituciones han colaborado en la campaña entregando cientos de juegos, juguetes y material escolar. Finalmente, se ha conseguido repartir juguetes para 2.415 niños en riesgo de exclusión en centros socioeducativos del entorno de la Fundación Pere Tarrés, una cifra que supera con creces a los 1.250 niños a los que se pudo hacer llegar regalos al año pasado.

Apadrinamiento de las cartas a los Reyes Magos

Una de las claves del incremento de la movilización de solidaridad de este año se debe al hecho de haber potenciado la iniciativa de apadrinar cartas a los Reyes Magos. Los niños y adolescentes, junto con el equipo de educadores/as de su centro, escribieron sus cartas el pasado mes de noviembre. Así, se han podido apadrinar un total de 18 cartas llenas de deseos que han sido posible gracias a la solidaridad de empresas e instituciones como Juguetes Sin Fronteras, N26 Poblenou, LF Channel, McKinsey & Company, Semillas Fitó, Kärcher S.A, FI Group, Indicesa la Isla, y los trabajadores y trabajadoras del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer; familias de centros educativos y de ocio como Kids&Us Santa Eulàlia y Hospitalet Centre, la asociación de familias de la escuela El Solell de la Palma de Cervelló o las del centro de esparcimiento Cra-Crac de Badalona, y personas a título individual que han apadrinado cartas al 100%.

Por otro lado, este año también ha habido empresas e instituciones que han participado en la campaña a través de donaciones directas: Deloitte, Hotel Intercontinental, Hotusa, ESIC y Kids&Us de Sant Andreu de la Barca. El equipo humano de la Fundación Pere Tarrés, así como del rectorado de la Universidad Ramon Llull, también han contribuido a la recogida a través de donaciones a título particular.

Red entre centros i entidades

Todos los juguetes recogidos han sido clasificados y repartidos en un total de 28 centros socioeducativos y espacios de ocio del entorno de la Fundación Pere Tarrés que atienden a infancia en situación vulnerable por todo el territorio catalán. En este caso, hablamos de centros de Lleida, Tortosa, Mollet del Vallès, Hospitalet de Llobregat, Igualada, Barcelona, Sant Adrià de Besòs, Badalona, Vic, Terrassa, Sabadell, Abrera, Molins de Rei, El Prat de Llobregat y San Vicente dels Horts.

La Fundación Pere Tarrés reúne una red de una cincuentena de centros socioeducativos propios, adheridos y de titularidad municipal en Cataluña y Baleares, en la que cada tarde participan más de 7.000 niños a la salida de la escuela. El objetivo es que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades que el resto de niños y niñas y puedan desarrollarse y crecer de forma positiva, a través del refuerzo escolar, las actividades educativas y de ocio, el trabajo de hábitos y el acompañamiento emocional y psicológico.

33% de los niños y jóvenes en situación de pobreza

A raíz de la crisis económica y social actual, y sobre todo a raíz de la pandemia de la Covid-19, la situación de estos niños y sus familias se ha agravado y muchos padres y madres han perdido sus fuentes de ingresos o han visto cómo empeoraban sus condiciones laborales, lo que ha generado problemas para conseguir recursos para cubrir necesidades tan básicas como la higiene, la alimentación o la educación de los niños.

En este sentido, cerca de un 33% de los niños y jóvenes en Cataluña vive en situación de pobreza, mientras que la cifra por población general sigue manteniéndose en máximos históricos de casi el 26%, según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE). Así pues, muchas de estas familias, que como se ha dicho, carecen de algunas de sus necesidades básicas cubiertas, tampoco tienen recursos para comprar juguetes en Navidad o Reyes. De ahí la importancia de esta campaña que pone en marcha cada año la Fundación Pere Tarrés, consciente de que jugar e ilusionarse con las tradiciones navideñas forma parte del desarrollo psicosocial del niño.

 

Fuente: Fundació Pere Tarrés

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...