«En un mundo global, solo saldremos adelante si trabajamos todos juntos»

Mireia Angerri, presidenta-delegada de Manos Unidas Barcelona, nos explica los nuevos proyectos y el incremento de ayudas que la entidad está reforzando a causa de la pandemia

«Si una cosa ha puesto de manifiesto esta crisis, es que el mundo está interconectado». Mireia Angerri, presidenta-delegada de Manos Unidas Barcelona nos ha explicado sus sensaciones, los nuevos proyectos y el incremento de ayudas que la entidad está reforzando a causa de la pandemia que está asolando el mundo y que afecta de manera más agravada a los países vulnerables. «Manos Unidas ha creado un fondo de emergencia para luchar contra el hambre de manera literal a través de la compra de toneladas de alimentos de primera necesidad para repartir entre los colectivos más afectados». Unos fondos que ya llegan a los 1,2 millones de euros destinados a estas necesidades urgentes.

«El virus no entiende de fronteras, nos ha hecho más vulnerables a todos, pequeños y grandes, del sur y del norte, independientemente de nuestra posición, raza o religión, pero es evidente también que los países más desarrollados tenemos más herramientas para luchar contra esta pandemia»  asegura Angerri. «Nosotros vivimos en un estado del Bienestar que nos protege, con un sistema sanitario excelente, y un sistema de protección social que amparo a las personas más vulnerables, pero en los países más empobrecidos de África, Asia o América Latina es la comunidad organizada y solidaria con la ayuda de ONGs como Manos Unidas, la que sostiene la vida de millones de personas que han quedado absolutamente en la intemperie, en una crisis ya no sanitaria, sino de subsistencia» ha indicado la presidenta-delegada.

El fondo de emergencia

Mireia Angerri ha puesto de relieve la importancia de este fondo de emergencia que multiplica la ayuda de los países que lo están pasando peor. «En Manos Unidas no hemos parado de recibir peticiones de auxilio, y hemos acabado abriendo una cuenta de emergencia para hacerle frente. Hoy en día ya llevamos 1,2 millones de euros destinados a estas necesidades urgentes, y vendrán más» ha informado. La presidenta-delegada de Manos Unidas Barcelona es consciente de cómo afecta este virus a nuestro país pero también ha hecho hincapié al sufrimiento de los más vulnerables. «Os podéis imaginar cómo ha afectado esta pandemia a las personas más vulnerables de los países más necesitados del mundo? Los que están sufriendo más esta pandemia son nuestros hermanos más empobrecidos de África, Asia y de América Latina. Por eso pedimos ayuda a través de la Campaña de emergencia Covid, para que nuestra solidaridad traspase nuestras fronteras» ha expuesto.

Para hacer el donativo hay que entrar en la página de Manos Unidas en el apartado de colaborar. También se puede hacer una aportación por Bizum con el código 00051 o por transferencia a la cuenta ES06 2100 3291 9125 0004 4484

Proyectos parados y un cambio de perspectiva

«Muchos de los proyectos que tenemos en marcha, han sido parados a causa de las medidas decretadas por los gobiernos de estos países» ha indicado Angerri preocupada porque estos países no han tenido en cuenta que «su inmensa mayoría de población vive al día de los trabajos informales en la calle como es venta ambulante, jornaleros, constructores o vertederos, entre otros».

Por eso, Manos Unidas ha ido actuando sobre la marcha con las necesidades que cada país tenía en cada momento gracias al contacto permanente que la entidad católica tiene con sus socios locales. «Los proyectos de construcción de escuelas, hospitales, o zonas de regadío así como los proyectos de formación profesional o escolar, han quedado totalmente parados y las tareas principales ahora mismo se han derivado hacia la ayuda a las personas sobre todo con alimentos y productos de higiene» ha explicado Mireia Angerri.

Nuevos proyectos para luchar contra la pandemia

Manso Unidas está creando nuevos proyectos, día a día, a medida que se van haciendo las peticiones de ayuda. A través de este fondo de emergencia y del dinero que destinaba a proyectos, ahora parados, está incorporando estos nuevos proyectos. «De momento ya llevamos aprobados 59 nuevos proyectos» ha asegurado Angerri. «Actualmente, el país al que se han dedicado más recursos por la emergencia Covid es India, donde hay centenares de miles de personas atrapadas en los Slums o barriadas de las grandes ciudades». La presidenta-delegada ha explicado que a pesar de que India es el país donde se han destinado más recursos, si hablamos de continentes quien ocupa la primera posición es África. «Es el lugar donde más países nos están pidiendo ayuda: Burkina Faso, Kenia, Malawi, Camerún, Mozambique, Sierra Leona o Angola».

En estos proyectos, relata Angerri, «las tareas principales que se están llevando a cabo ahora mismo son sobretodo la adquisición y distribución de miles de lotes de alimentos de primera necesidad, así como productos de higiene personal, básicamente jabón y geles; también se están dedicando muchos esfuerzos para adquirir la equipación médica necesaria para las unidades de tratamiento de Covid, equipos de protección individual: mascarillas, guantes, batas, y la contratación de personal sanitario y compra de aparatos de respiración asistida y de generadores de electricidad». Y esto no es todo, en cuanto al agua «se está efectuando la perforación de nuevos pozos y redes de saneamiento de urgencia» declara Angerri.

Hacer un mundo más justo

La presidenta-delegada de Manos Unidas Barcelona nos ha narrado sus pensamientos al inicio de esta pandemia, cuando los medios anunciaban que la mejor arma contra el virus era el agua y el jabón. Su primera reflexión fue la angustia de pensar como se lo harían aquellas personas que la entidad está ayudando, si la gran mayoría no tienen acceso al agua potable y ya no hablamos del jabón. La constancia de la injusticia que hay en el mundo la sobrevino. «El sentimiento de vulnerabilidad que me invadió rápidamente, me ayudó a ponerme en la piel de quienes siempre viven en esta situación. No podemos girarles la espalda» ha asegurado Angerri.

«En un mundo global donde todo y todos estamos interconectados, solo saldremos adelante si trabajamos juntos para acabar con el sufrimiento en nuestro planeta, esta preciosa “casa común” que tenemos que compartir con agradecimiento, paz y hermandad, sin dejar a nadie atrás, tal como nos recuerda constantemente nuestro papa Francisco».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...