El Dr. Armand Puig i Tàrrech recibe la Medalla de Honor del Ateneu Universitari Sant Pacià

El cardenal José Tolentino de Mendonça, prefecto del Dicasterio para la Cultura y la Educación de la Santa Sede, participa en el evento con la ponencia '¿Qué teología para nuestro tiempo?'

Esta tarde se ha celebrado en el Aula Magna del Ateneu Universitari Sant Pacià (AUSP) el Día de las Facultades, con el Dr. Armand Puig i Tàrrech como protagonista principal: le ha sido entregada la medalla ad honorem (Medalla de Honor) de la institución. El acto, presidido por el Gran Canciller de la AUSP, el cardenal Juan José Omella, contó con la participación del cardenal José Tolentino de Mendonça, prefecto del Dicasterio para la Cultura y la Educación de la Santa Sede, quien impartió la ponencia ¿Qué teología para nuestro tiempo?

Abrió el acto el cardenal de Barcelona, Juan José Omella, quien recordó que asumió el cargo de Gran Canciller de la AUSP apenas un mes después de su creación, por lo que ha vivido casi todos los eventos desde diciembre de 2015. El cardenal Omella destacó la «terquedad» del Dr. Armand Puig, «la que hizo posible que se erigiera el Ateneu en nuestra casa, y gracias a esa tenacidad se han llevado a cabo estos primeros ocho años de la institución». Dijo que ahora está en Roma, colaborando como presidente de la AVEPRO (Agencia de la Santa Sede para la Evaluación y Promoción de la Calidad de las Universidades y Facultades Eclesiásticas) con el cardenal Tolentino, «quienes comparten la misma pasión: la Sagrada Escritura, el Evangelio». A continuación, el pro-rector de la AUSP, el Dr. Joan Torra, reconoció y agradeció al Dr. Armand Puig la labor que ha realizado en el Ateneu: «lo ha hecho muy bien; sin él, este Ateneu no existiría con la fuerza y el empuje que tiene».

Conferencia del cardenal José Tolentino: ¿Qué teología para nuestro tiempo?

El cardenal José Tolentino impartió una conferencia titulada ¿Qué teología para nuestro tiempo? Hizo referencia a un documento del Papa Francisco y afirmó que la Teología debe ser contextual, consciente de su entorno; debe escuchar y conocer el lugar en el que se encuentra, y debe mantener relación con la cultura del lugar. La Teología está llamada a ser sapiencial, puede contribuir mucho a un debate muy actual, que es el de revisar los modelos de pensamiento. Desde la pandemia, los paradigmas de pensamiento son muy pobres para explicar el mundo y la realidad. Necesitamos mente, inteligencia, razón, manos… Aquí hay una creación de una nueva racionalidad, y aquí la teología puede decir mucho. El cardenal Tolentino dijo que «la Iglesia debe arriesgarse más y sentir que las culturas son hogares fundamentales para el diálogo del cristianismo. El culto es central en la experiencia cristiana, pero si el culto no se traduce en las culturas, eso significa que mantenemos las semillas en la bolsa y no las esparcimos en la tierra».

Laudatio del Dr. Armand Puig, a cargo del Dr. Agustí Borrell

El Dr. Agustí Borrell, biblista, fue el encargado de hacer la laudatio, resaltando los méritos del Dr. Armand Puig que justifican la concesión de la medalla ad honorem de la AUSP. El Dr. Borrell, compañero y amigo del Dr. Puig, recordó que «no se puede entender el personaje sin su vinculación con la Escritura: ha sido su pasión y su dedicación primordial, con diversas modalidades complementarias, el estudio, la investigación, la enseñanza, la traducción, la edición o la divulgación. Y que el motivo principal por el cual recibe la Medalla de Honor de la AUSP es «su contribución a la vida del Ateneu, comenzando por su creación», porque «no existiría sin él, sin su visión, su constancia y su capacidad de negociación y persuasión».

El Dr. Armand Puig expresó su sorpresa y emoción por el homenaje recibido, considerándolo un signo de amistad. Destacó su vinculación con el Ateneu como alumno, profesor, decano y rector desde su fundación. En su discurso, resaltó la creación del Ateneu como una institución heredada del Concilio Vaticano II y destaca las diversas facultades y centros que la componen. Subraya la importancia de la calidad en una institución universitaria, destacando los avances y reconocimientos logrados en los ocho años y medio de existencia del Ateneu. «La teología es la reflexión sapiencial de la fe, confesada y vivida, a la luz de la revelación y de la razón; la Facultad nació en 1968; la Facultad de Filosofía, en 1988, busca la racionalidad de la fe y la carga de sentido aportada por la razón. Teología y filosofía, apoyadas en el pueblo cristiano y su sensus fidei, constituyen la traducción reflexiva y sapiencial de esta fe», expresó el Dr. Puig.

Finalmente, agradeció a los cardenales Omella y Tolentino, dos primeros referentes de la Iglesia y grandes colaboradores del Papa Francisco, por su presencia en este acto.

Fuente y fotografías: Ateneu Universitari Sant Pacià

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...