El cardenal arzobispo de Barcelona bendice la sede de Cáritas Castrense en Barcelona

El también presidente de la Conferencia Episcopal Español, Juan José Omella, afirma que “dónde hay caridad y amor, ahí está Dios”

Fotografías: Comunicación – Cáritas Castrense Barcelona

El viernes 30 de abril se llevó a cabo la bendición de las instalaciones de la sede de Cáritas Castrense Barcelona, ubicadas en el Acuartelamiento Gobierno Militar de Barcelona. La ceremonia estuvo a cargo del cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, quién en las palabras que dirigió a los asistentes al acto afirmo que Cáritas Castrense “con su trabajo humilde de caridad hace una gran acción de fe”. El también presidente de la Conferencia Episcopal Española declaró que en estos tiempos de dificultad y sufrimiento por la pandemia de la Covid-19 el papel de Cáritas Castrense es fundamental, afirmando que “dónde hay caridad y amor, ahí está Dios”.

El presidente de Cáritas Castrense, el Teniente General Rafael Barbudo Gironza, agradeció el trabajo realizado por la dirección y voluntarios de Cáritas Castrense Barcelona que, según sus palabras, en el poco tiempo que lleva a cabo sus actividades ya ha realizado destacadas acciones de caridad y solidaridad en la capital catalana. El teniente General Barbudo hizo llegar su “apoyo incondicional” al equipo de Cáritas Castrense Barcelona, al que le hizo llegar un consejo para su futuro desarrollo en el que aseguraba que “la clave del éxito se encuentra en tener grandes dosis de perseverancia y en mucha confianza”, defendiendo que el trabajo de Cáritas Castrense “es una obra de Dios”.

Por su parte, el presidente de Cáritas Castrense Barcelona, el Teniente Coronel del Servicio de Asistencia Religiosa de las Fuerzas Armadas, Pater Javier Orpinell Marco, destacó que el trabajo de Cáritas Castrense tiene dos destinatarios, por una parte “el que sufre y pasa necesidad, y por tanto es beneficiario de nuestra acción caritativa”, pero también “el que da un paso al frente y comparte con el que sufre”. En este sentido, el Pater Orpinell destacó que “el motivo de Cáritas Castrense es ayudar a nuestra gente, la llamada familia castrense, miembros de las Fuerzas Armadas, de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía”. Pero más allá de este apoyo, el presidente de Cáritas Castrense Barcelona destacó que el trabajo de esta institución “también es concienciar, a un más si cabe, a que todos podemos ser con nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestro apoyo, agentes de caridad”.

Todas las alocuciones de las autoridades participantes en el acto tuvieron unas palabras de recuerdo para el Arzobispo Castrense de España, Arzobispo Juan del Río Martín, fallecido al pasado 2 de diciembre a causa de la covid-19. El acto fue clausurado por el Inspector General del Ejército, Teniente General Fernando Aznar Ladrón de Guevara, el cual agradeció el trabajo realizado por Cáritas Castrense en general y el de Cáritas Castrense en particular. A la celebración de la bendición de la sede local de Cáritas Castrense Barcelona acudieron autoridades militares, religiosas y de diferentes entidades sociales de Cataluña, cumpliendo todos los protocolos marcados por las autoridades sanitarias por la pandemia de la Covid-19.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...