El Apostolado del Mar de la Iglesia de Barcelona inaugura el ‘Ou com balla’ de la Catedral

El pregón del responsable de Stella Maris, Mn. Ricard Rodríguez-Martos, da el pistoletazo de salida a la fiesta de Corpus Christi

Fotografías: Catedral de Barcelona

«Hoy, pues fiesta del Corpus es un buen momento, como barceloneses, de tener presente de manera especial a la gente de mar». Con estas palabras el director del Secretariado de Apostolado del Mar del Arzobispado de Barcelona, ​​Mn. Ricard Rodríguez- Martos finalizaba el pregón inaugural del ‘Ou com balla’ de la Catedral de Barcelona, ​​que este año ha puesto en el centro del corpus a la gente de mar.

Un año más la Catedral de Barcelona ha celebrado el acto de bendición del ‘Ou com balla’ fomentando el valor social que existe en el Corpus Christi, la fiesta de la caridad. Lo ha hecho dando a conocer la acción social de Stella Maris, el Apostolado del Mar de la Iglesia de Barcelona que cuida de los marineros que se encuentran lejos de su hogar.

El acto comenzó con una procesión en torno al claustro que se detuvo frente al recinto de la fuente de Sant Jordi, toda ornamentada, a la espera de la colocación del huevo. Mn. Robert Baró, canónigo de la Catedral de Barcelona y director del Secretariado de Patrimonio Cultural diocesano, dio la bienvenida a los asistentes en esta fiesta de víspera del Corpus y explicó cómo el Ou simboliza la eucaristía que es “amar”. En este sentido, presentó la acción del Secretariado del Apostolado del Mar y Stella Maris, «que da una acogida fervorosa y cuida de la gente de mar, un ejemplo de amor en la ciudad.»

La gente de mar, un ejemplo de fraternidad

Tal y como dijo en el pregón el responsable de Stella Maris, Corpus es fiesta de la Caridad, en la que «el Señor nos llama a descubrirlo ya encontrarnos con su imagen en todos los hombres y mujeres, sirviéndolo en cada uno de ellos, de modo especial, y con inmensa misericordia y compasión, en los más pobres, frágiles y necesitados». Entre ellos, destacó la gente de mar «pobre de afectos, pobre de ser tenida en cuenta, pobre de estabilidad laboral, pobre de tiempo libre y algunos también pobres económicamente», dijo. Puso la labor de todos los trabajadores de la marina mercante, que «transportando mercancías de un puerto a otro, haciendo posible el tráfico de mercancías y personas, son portadores de un mensaje de paz, de entendimiento entre los pueblos». Mn. Ricard Rodríguez- Martos ejemplificó su labor como ejemplo de buen entendimiento entre hermanos: «No olvidemos que hoy en día las tripulaciones son internacionales dándonos un ejemplo de convivencia pacífica entre personas de diferentes lenguas, razas y culturas», dijo.

Tras el pregón, se puso el huevo a bailar sobre la fuente de Sant Jordi del claustro e hizo la bendición.

A continuación, la Asociación de Fiestas de la Plaza Nueva estrenó la nueva coreografía de la «Suite para hacer bailar el Águila de la Ciudad» con el sonido del grupo musical de los Ministrers del Sabre. En el acto también participará el Coro de la UB y los Ministrers de Santa Maria del Pi.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...