Cáritas Barcelona advierte que está llegando al límite de su capacidad de atención social

7 de cada 10 personas atendidas por Cáritas viven en una vivienda no digna. Por primera vez, más de la mitad sobreviven en una habitación de realquiler

Durante 2023, Cáritas Diocesana de Barcelona ha acompañado a 20.379 hogares, donde viven 44.526 personas. Asimismo, las Cáritas Parroquiales y Arciprestales han acompañado a 23.378 hogares, donde viven 56.322 personas. Miriam Feu, responsable de análisis social e incidencia de Cáritas Barcelona y responsable del Observatorio de la Realidad Social, ha explicado que los datos de personas atendidas, en su conjunto, se sitúan en cifras similares al año anterior, pero qué problemáticas como el acceso a la vivienda, la falta de trabajo o la irregularidad están teniendo mayor impacto en las personas acompañadas.

 Feu ha explicado que el 72% de los hogares atendidos por Cáritas no viven en una vivienda digna, y que el 51% deben sobrevivir en una habitación de realquiler. “Más del 40% de los hogares que hemos acompañado son familias con niños y adolescentes. ¿Alguien se imagina lo que supone criar a un hijo en un espacio compartido con personas desconocidas, donde los niños y niñas no disponen de espacio para jugar, estudiar o ducharse?”, se ha preguntado Feu. La responsable de análisis social e incidencia de Cáritas ha denunciado que crecer en estas condiciones tiene un impacto negativo para los más pequeños, multiplicando por dos la probabilidad de caer en la pobreza o la exclusión durante la etapa adulta. Por ello, Cáritas ha evitado que 3.696 personas se queden en la calle por medio de 1,3 millones de euros ayudas a la vivienda, pero también ofreciendo cerca de 2.000 plazas en pisos unifamiliares, pisos compartidos o centros residenciales, juntamente con la Fundació Habitatge Social. “Garantizar el derecho a la vivienda es una responsabilidad de las administraciones públicas. Es necesario que estas no desatiendan su trabajo y actúen ya para hacerle frente”, ha reclamado.

Cáritas también ha detallado que casi 8 de cada 10 de las personas en edad laboral que ha acompañado durante el 2023 no tenían trabajo, y que un 14%, pese a tenerlo, siempre es en condiciones precarias. La situación administrativa irregular es uno de los factores que explica las dificultades para acceder a un trabajo digno. “Un 55% de las personas atendidas se hallaba en situación administrativa irregular, y muchas de ellas han venido a Barcelona huyendo de situaciones de conflicto, inseguridad y violencia de sus países. Esto provoca que, en muchos casos, estas personas sean invisibilizadas por la administración, que tengan dificultades a la hora de empadronarse, acceder a los servicios públicos o cumplir con todos los requisitos para conseguir un trabajo con contrato”, ha explicado Feu. Por este motivo, la entidad ha asesorado legalmente a 1.899 personas, con el objetivo de hacer valer sus derechos de ciudadanía. Asimismo, 1.620 personas han participado en cursos de formación y 1.385 personas han encontrado trabajo.

Seguidamente, ha sido el turno de intervención de Eduard Sala, director de Cáritas Barcelona. Sala ha advertido que la entidad está llegando al límite de su capacidad de atención social y que Cáritas no puede crecer al ritmo que crecen las necesidades sociales. En este sentido, ha destacado que, durante 2023, 4.420 personas han recibido ayudas económicas directas por valor de más de 2 millones de euros. Un 64% se ha destinado a cubrir gastos relacionados con la vivienda, y un 31% a la alimentación, entre otros. “Con estas ayudas económicas, actuamos como una última red de protección social, sobre todo cuando los poderes públicos no pueden dar respuesta a las necesidades de las personas”, ha indicado Sala. Con todo, el director de Cáritas ha denunciado que son demasiadas las ocasiones donde las entidades deben desempeñar un papel que no les corresponde, y que con demasiada frecuencia deben cubrirse los vacíos de la administración. Sin embargo, Sala ha indicado que Cáritas seguirá estando donde se la necesita, y que para que esto sea posible es imprescindible el apoyo de toda la ciudadanía, y también del mundo empresarial. Así, el director de Cáritas ha indicado que, en relación con 2022, los donativos provenientes de empresas, entidades y fundaciones han disminuido un 12%. “La pobreza afecta al conjunto de la sociedad. No podemos mirar hacia otro lado, sino que es necesaria la complicidad de todos, sector público y sector privado, y trabajar juntos por una mayor igualdad de oportunidades”, ha destacado Sala.

Por todo ello, Sala ha pedido que las administraciones trabajen desde una mirada de reconocimiento de derechos, poniendo especial énfasis en el acceso y mantenimiento de una vivienda digna, que se garantice la buena administración y la protección social y el apoyo a familias con niños y adolescentes. En este sentido, el director de Cáritas ha pedido ampliar el parque de vivienda pública de alquiler, con el objetivo de cumplir con la solidaridad urbana del 15%. Para ello, ha pedido que las administraciones activen todas las estrategias posibles (construcción, compra, tanteo, retracto o recalificación de usos) para garantizar un parque de vivienda de alquiler social sólido y estable. «En el ámbito de la vivienda, es necesaria una mirada corta, que dé respuesta a la urgencia, pero también una larga, para garantizar que todo el mundo tiene acceso a un hogar en el futuro», ha dicho. También ha pedido un despliegue efectivo del padrón sin domicilio fijo para las situaciones de exclusión residencial, y que todas las personas que se encuentren en situación de necesidad personal básica, con independencia de su situación administrativa, puedan ser atendidas de forma presencial por parte de los servicios sociales municipales. Por último, se ha reiterado la importancia de garantizar la gratuidad y universalidad de la etapa educativa de los 0-3, del acceso a prestaciones básicas y actividades extraescolares, así como implementar la prestación universal por crianza para frenar la transmisión intergeneracional de la pobreza.

Por último, el cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de Cáritas Barcelona, Juan José Omella, ha sido el encargado de cerrar la rueda de prensa. Omella ha querido echar una mirada atrás, haciendo valer el trabajo realizado por Cáritas Diocesana de Barcelona, coincidiendo con los 80 años de la entidad. “En todos estos años de historia, Cáritas y la Iglesia han estado allí donde se las ha necesitado, dando respuesta a problemáticas tan importantes como el acceso a la alimentación, la vivienda o la atención a las familias”. Haciendo énfasis en el lema de la campaña de Corpus de Cáritas “Allí donde nos necesitan”, Omella ha remarcado la importancia de las Cáritas Parroquiales, como un elemento presente en todos los barrios y pueblos de la diócesis, que da respuesta a las necesidades más inmediatas y trabaja para tejer red entre vecinos y vecinas. En este sentido, también ha querido hacer un agradecimiento especial a las casi 2.900 personas voluntarias de Cáritas Diocesana de Barcelona, así como a los casi 9.000 socios y donantes que sustentan económicamente a buena parte de la acción de Cáritas. Por último, Omella ha recordado que este domingo 2 de junio habrá la colecta en parroquias en favor de Cáritas Barcelona, y ha hecho una apelación directa a los fieles para que colaboren.

Al finalizar la rueda de prensa, algunas de las personas que conforman la entidad han salido a la calle, colocando tres grandes punteros en forma de corazón y mostrando algunas de las principales acciones de Cáritas Barcelona en el conjunto de la diócesis durante el 2023.

Imágenes: Cáritas Diocesana de Barcelona

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...