Día Mundial de la Alimentación y la Pobreza

Manos Unidas renueva su compromiso con los 820 millones de personas en el mundo que sufren desnutrición crónica y los 1.400 millones que viven en situación de pobreza

“Se calcula que en el mundo 1.400 millones de personas sufren pobreza extrema y unos 820 millones desnutrición crónica frente a los 811 millones del año anterior”. Estos son los datos del último informe de la FAO (SOFI 2018). La cifra se ha visto incrementada por tercer año consecutivo. “Esto significa que una de cada nueve personas no puede acceder de manera regular a una alimentación adecuada y suficiente” asegura Manos Unidas.

“El aumento del número de seres humanos víctimas de la pobreza y del hambre, debe llevarnos a redoblar nuestro compromiso por un mundo más justo en el que todos tengamos una vida digna”, asegura Fidele Podga, coordinador de Estudios y Documentación de Manos Unidas. “Manos Unidas lleva 60 años luchando y contribuyendo para mejorar las condiciones de vida de millones de personas en muchos rincones del mundo. Y trabajamos para erradicar el hambre en un mundo que, paradójicamente, produce alimentos para dar de comer a casi el doble de la población mundial”, continúa Podga.

Las causas de la tragedia

La mercantilización de los alimentos, la insostenibilidad social y medioambiental de la producción a gran escala como modelo de producción agrícola y la pérdida y desperdicio de los alimentos son 3 de las principales causas directas de esta tragedia y a las que Manos Unidas ha dedicado su trabajo todos estos años.

“El derecho a la alimentación es un derecho y no un negocio. El resto de derechos fundamentales giran en torno a él y no puede dividirse ni abordarse de forma aislada”, afirma Waldo Fernández, del departamento de Estudios de Manos Unidas. “No se trata sólo de producir de una manera sostenible, debemos reforzar las capacidades de la sociedad para defender frente a sus gobiernos este derecho, que es lo que da fuerza y músculo a todo el entramado que denominamos Derecho a la Alimentación”, asevera Fernández.

Las iniciativas de Manos Unidas

Manos Unidas a través de los proyectos de desarrollo que lleva a cabo junto a sus socios locales. Así mismo promueve iniciativas para luchar contra la pérdida y desperdicio de alimentos y sus consecuencias éticas, económicas y de contaminación. También fomenta un consumo responsable y una vida más solidaria y sostenible promoviendo un cambio de hábitos de compra y consumo que permitan combatir el hambre y la pobreza.

En 2018, la Organización aprobó 564 nuevos proyectos por un valor de 35.903.339 €. En total, 54 países de África, Asia y América, para luchar contra el hambre y la erradicación de la pobreza, de los que se beneficiaron directamente casi un millón y medio de personas.

Manos Unidas forma parte de redes nacionales e internacionales en las que trabaja para dar voz a los más desfavorecidos. En España, Manos Unidas forma parte de Enlázate por la Justicia, junto con otras organizaciones católicas y que en esta ocasión, han sumado esfuerzos en la elaboración de un documento detallado sobre las causas y consecuencias de nuestro modelo alimentario.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...