Conoce a san Antonio Abad, protector de los animales

Las parroquias de Barcelona bendicen sus mascotas para celebrar la festividad de su protector

Fotografía: Olma Giró i Marta Merino en la Escuela Pía de Sant Antoni, a Barcelona

¿Fue el primer monje? ¿El primer eremita? ¿Quién fue San Antonio Abad y por qué bendecimos a los animales en esta festividad? El 17 de enero se celebra la fiesta del llamado Padre de los monjes, San Antonio Abad.

La Escuela Pía de Sant Antoni, en Barcelona, ha vuelto a llevar a cabo la tradicional bendición de animales de la mano del Padre escolapio Lluís Marañón, como lleva haciendo desde hace 10 años.

Historia de San Antonio Abad

San Antonio creció en una familia acomodada copta de Egipto el 251. Cuando perdió a sus padres, un domingo escuchó estas palabras: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme» (Mt 19,21). Así pues, se fue a vivir al desierto, se retiró en la soledad de Tebaida, en una vida austera de plegaria, una vida ascética.

Tal como explica el Calendari-Directori de l’Any Litúrgic 2024 «pronto tuvo numerosos discípulos atraídos por su santidad». A pesar de que no escribió nada, ni fundó comunidades, es considerado uno de los monjes más ilustres de la antigüedad. Además, son célebres sus luchas contra las múltiples tentaciones del maligno. Organizó la vida monástica con una «Regla inspirada por Dios en la plegaria».

Según la Vida de Atanasio, murió el 356, con la edad de 105 años. En suma, tal como queda recogido en el Martirologio romano «Trabajó para fortalecer la acción de la Iglesia, sostuvo los confesores de la fe durante la persecución del emperador Diocleciano, apoyó a san Anastasio contra los arrianos y reunió a tantos discípulos que mereció ser considerado padre de los monjes».

Protector de los animales

Se lo conoce como el del cerdito y es que en la Edad Media, los antonianos, muy queridos por el pueblo, tenían permiso para que sus manadas de cerdos, que alimentaban a los pobres, pudieran pasear sin restricciones. Y esto les hizo muy populares.

Por este motivo, san Antonio es invocado para proteger el ganado y se considera protector de todos aquellos que se ganan la vida con los negocios vinculados con los animales: ganaderos, carniceros… es costumbre el día 17 bendecir a los animales, tal y como él hacía según la tradición.

¿Cómo podemos identificar la figura de san Antonio?

A partir del siglo XV, el cerdo y la campanilla, las llamas que emergían de la piel de un enfermo, la muleta con la forma de la letra tau y un libro que evoca los escritos del santo serán algunos de los elementos que acompañarán la figura de san Antonio y que lo permitirán reconocer en cualquier representación plástica.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...