Cine espiritual: «Infiltrado en el KKKlan»

Se estrena la última película de Spike Lee, disfrazada de una comedia policíaca que esconde un fondo de denuncia social

El director norteamericano Spike Lee ha estrenado su última película Infiltrado en el KKKlan. Es así como, el cine espiritual este viernes viene disfrazado en una comedia policíaca que esconde un tono dramático y de denuncia social.

Sinopsis

La historia se ubica a principios de los años 70, en los EE.UU. Una época de agitación social y de lucha por los derechos civiles. En este contexto, Ron Stallworth (John David Washington) se convierte en el primer detective afroamericano del departamento de policía de Colorado Springs. Para hacerse valer, y aunque es recibido con escepticismo y hostilidad, decide llevar a cabo una peligrosa misión: infiltrarse en el Ku Klux Klan, para denunciarlo. Este se hará pasar por uno de ellos para conocer el núcleo llevar de la organización. Eso sí, para las reuniones en persona, recurre a su compañero Flip Zimmerman (Adam Driver). Así conseguirán información sobre los preparativos de un atentado.

Humor con compromiso

Al contrario de aquello que se esperaría de una comedia americana, Infiltrado en el KKKlan ha conseguido convencer la crítica cinematográfica. Tanto es así, que la producción ha sido galardonada al Festival de Cannes con el Gran Premio del Jurado. También, el actor protagonista, John David Washington, ha recibido una nominación en los Premios Gotham como Mejor Actor Principal, por su exitosa puesta en escena.

En referencia a los comentarios que ha despertado el film, hay que destacar el punto de humor y el factor de compromiso social, que motoriza toda la trama. De hecho, el director, Spike Lee, recoge una historia real con el ingenio suficiente para captar el espectador. En este sentido, a partir de unas pinzeladas de acción y un guion elocuente se consigue conducir el espectador dentro de la lucha social contra el racismo.

El hecho espiritual

En la línea de la crítica social, Mn. Peio Sánchez coincide con el acierto del film puesto que desarrolla “una denuncia de carácter transformador que impacto”.

Mn. Peio recomienda ver esta película, porque “en pleno momento de auge del racismo puede acontecer un contra y una propuesta de diálogo e integración”. Por otro lado, destaca también, como desde el punto de vista religioso. “Muestra lecturas del cristianismo que defienden el racismo que tienen que ser desmontadas”, dice.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...