Arzobispo Planellas: «Queremos que el Concilio Tarraconense se convierta en una pauta de referencia en nuestro presente y futuro eclesiales»

La Catedral de Tarragona acoge la celebración de acción de gracias en el vigésimo quinto cumpleaños del Concilio Provincial Tarraconense de 1995, coincidiendo con el día de su inauguración

Fotografías del Arzobispado de Tarragona

La Catedral ha acogido este jueves, día 21 de enero, en la solemnidad de los santos mártires Fructuoso, obispo, y Augurio y Eulogio, diáconos, la celebración de acción de gracias en el vigésimo quinto aniversario del Concilio Provincial Tarraconense de 1995, coincidiendo con el día de su inauguración.

La eucaristía, presidida por el arzobispo de Tarragona y presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense, Mons. Joan Planellas, ha sido concelebrada por el cardenal Juan José Omella, arzobispo metropolitano de Barcelona; el arzobispo-obispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives y los obispos de las diócesis de Girona, Lleida, Vic, Terrassa y Tortosa. La celebración también ha contado con una representación de las diversas Iglesias diocesanas entre los que han asistido los vicarios generales y episcopales, los padres abades de Poblet y Montserrat y la abadesa del Monasterio de Vallbona de les Monges; sacerdotes, religiosos y religiosas, el rector de la parroquia ortodoxa rumana de Sant Calínic y de San Fructuoso de Tarragona y miembros que participaron en el Concilio Provincial de 1995, entre otros.

A pesar de las restricciones del momento presente debido a la pandemia, la celebración fue ampliamente seguida a través de la web del Arzobispado de Tarragona y de las redes sociales.

La celebración se inició con el saludo de bienvenida por parte del Canciller y portavoz del Arzobispado, Mn. Simón Gras, seguida de la procesión de entrada con el traslado de la arqueta que contienen las reliquias de los santos mártires desde la capilla de San Fructuoso hasta el presbiterio, donde fueron colocadas. El Coro y Orquesta de los Amigos de la Catedral sostuvieron los cantos de la eucaristía que contó, como es tradición en el Pontifical de San Fructuoso, con la lectura abreviada de la Passio Fructuosi y la veneración de las reliquias, este año adaptada a las medidas sanitarias.

El legado del Concilio, una ocasión para renovar la Iglesia

El arzobispo Joan, en la homilía, recordó las palabras de los obispos predecesores en el Decreto de promulgación donde calificaban el Concilio como un «don de Dios» y un «tiempo de gracia». «Su legado», subrayó, «sumamente actual a pesar del tiempo transcurrido, quisiéramos que fuera releído, recibido, interiorizado y explicitado con una adecuada recepción. Queremos que el Concilio Tarraconense convierta en una pauta de referencia en nuestro presente y futuro eclesiales».

El arzobispo Joan constató que «el trabajo del Concilio Provincial fue una búsqueda de signos de respuesta a la pregunta hecha al Espíritu» con un tema como denominador común, la evangelización. «El primer secreto para la evangelización es la conversión personal y, por este camino, la purificación y la vitalización de las instituciones y de los servicios eclesiales», puntualizando que esta conversión caso en el marco de unas circunstancias y tradiciones, y de un talante específico.

El arzobispo Planellas, citando el documento que más tarde presentarían los obispos al final de la celebración, puso énfasis en la consolidación de la unidad pastoral de las diez Iglesias diocesanas con sede en Cataluña, vivida con espíritu de comunión y coordinación pastoral, por que las decisiones que se vayan tomando en medio de las vicisitudes e incertidumbres del momento estén «verdaderamente moldeadas en la arcilla de nuestro pueblo». En este camino de comunión y de fomento del sentido de pertenencia, concepto recogido también en la última Encíclica del papa Francisco, Fratelli tutti, el prelado afirmó que hay que buscar el diálogo y apostar por una cultura del encuentro «para que no se desnaturalice la nuestra historia o se niegue ese sentimiento de pertenencia auténtico y natural que es la ley divina de todo ser vivo, como afirmaba el venerable obispo de Vic, Josep Torras i Bages». «Enviar, pues, en nuestras Iglesias, a las diversas instancias sociales y al mismo mundo de la política este espíritu», subrayó.

Cardenal Omella: «Debemos continuar consolidando los objetivos del Concilio Tarraconense sin miedo»

En el marco de esta celebración, los obispos de las diócesis con sede en Cataluña han hecho público un documento para recordar el Concilio Provincial Tarraconense y alentar las comunidades cristianas bajo el título «Espíritu, ¿hacia donde guías nuestras Iglesias? A los 25 años del Concilio Provincial Tarraconense de 1995».

«Con este texto los obispos invitamos los cristianos de las Iglesias que peregrinan en Cataluña a tener una mirada agradecida al pasado, un vivo deseo de compromiso con el presente que nos toca vivir y una mirada esperanzada al futuro», expresó el cardenal Juan José Omella en la presentación del Documento, en espera de que «la semilla que se sembró hace veinte y cinco años dé cada día más abundantes frutos bajo la acción del Espíritu Santo, que mueve toda la actividad en la Iglesia». El arzobispo de Barcelona, ​​en nombre de todos los obispos de las diócesis con sede en Cataluña, manifestó que hay que continuar consolidando los objetivos del Concilio Tarraconense sin miedo, y «avanzar decididamente en la implementación de las medidas necesarias para pasar de los deseos a la realidad». En esta línea, el cardenal remarcó la necesidad de renovar el lenguaje teológico, espiritual y pastoral, y de vivir una corresponsabilidad eclesial auténtica, con un protagonismo real del laical eclesial.

Este nuevo Documento de los obispos de Cataluña se puede encontrar en la web del Arzobispado (en la sección Documentación / Conferencia Episcopal Tarraconense) o bien, editado por la Claret, en la Librería diocesana (Pla de Palau, 2, Tarragona).

Fuente: Arzobispado de Tarragona

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...