9 DE MAYO

Santa Luisa de Marillac

Santa Luisa de Marillac, religiosa

Hija natural (1591) del noble Señor de Ferrieres, muy activo en la vida política francesa de la época, la Luisa entró pronto en los círculos del renaci­miento religioso francés del siglo XVI. Huérfana, se casó con Antonio Le Gras, y fue madre de un hijo. Muerto su marido, entró en contacto con san Vicente de Paul e inició una serie de “Conferencias de Caridad” para poner remedio a la gran miseria que había entre la gente del campo. Más tarde, fundó la conocida sociedad de las “Hijas de la Caridad” para la atención de las masas proletarias de la ciudad, especialmente durante la terrible Guerra de los Treinta Años. No eran religiosas, sino seglares que renovaban cada año los votos y su modelo era la sencillez y la humildad de las jóvenes del campo para asistir a los pobres. Muerta en París el día 15 de marzo de 1660, se celebra en el día de hoy, día de la beatificación, para que no coincida con el tiempo de Cuaresma.

  1. Conmemoración de san Isaías, profeta, que en tiempo de Ozías, Jotam, Ajaz y Ezequías, reyes de Judá, fue enviado a un pueblo infiel y pecador, para manifestarle al Dios fiel y salvador, en cumplimiento de las promesas que Dios juró a David. Conforme ha transmitido la tradición existente entre los judíos, murió martirizado bajo el reinado de Manasés (s. VIII aC.).
  2. Conmemoración de san Hermas, mencionado por san Pablo en la Carta a los Romanos (s. I).
  3. En Tebaida, san Pacomio, abad, que cuando aún era pagano se sintió impresionado por el testimonio de caridad cristiana para con los soldados detenidos en la cárcel común y, después de abrazar el cristianismo, recibió el hábito monástico de manos del anacoreta Palamón. Al cabo de siete años, por inspiración divina, fue abriendo numerosos monasterios con el fin de recibir a los monjes en régimen de vida común, escribiendo para ellos una célebre Regla (347/348).
  4. En Persia, trescientos diez santos mártires (c. s. IV).
  5. En Vienne, en la Galia Lugdunense, san Dionisio, obispo (s. IV).
  6. En Cagli, en la vía Flaminia, de la región de Piceno, en Italia, san Geroncio, obispo de Ficocle, quien, según la tradición, fue martirizado en este día, mientras regresaba de un Sínodo celebrado en Roma (c. 501).
  7. En Vendôme, junto al río Loira, san Beato, presbítero y ermitaño (c. s. VII).
  8. En el monasterio camaldulense de Fonte Avellana, en la región de la Umbría, beato Forte Gabrielli, ermitaño (1040).
  9. En el lugar de Monticchiello, en la Toscana, beato Benincasa de Montepulciano, religioso de la Orden de los Siervos de María, que vivió en una cueva del monte Amiata, en la región de Siena, llevando una vida de penitencia (1426).
  10. En Londres, en Inglaterra, beato Tomás Pickering, mártir, monje de la Orden de San Benito, el cual, varón de sincera simplicidad y de vida inocentísima, fue acusado falsamente de conjuración contra el rey Carlos II y, movido por su amor a Cristo, se encaminó con ánimo sereno hacia el patíbulo en Tyburn (1679).
  1. En la ciudad de Nam-Dinh, en Tonquín, san José Dô Quang Hiên, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, encerrado en una prisión, se dedicó intensivamente a convertir a los paganos y a confortar en la fe a los cristianos, hasta que, por decreto del emperador Thiêu Tri, fue decapitado (1840).
  2. En Munich, ciudad de la región de Baviera, en Alemania, beata María Teresa de Jesús (Carolina) Gerhardinger, virgen, que fundó providencialmente la Congregación de Pobres Hermanas Escolásticas de Nuestra Señora (1879).
  3. En el campo de concentración de Dachau, cercano a Munich, de Baviera, en Alemania, beato Esteban Grelewski, presbítero y mártir, el cual, al ser invadida Polonia militarmente al comienzo de la guerra, fue hecho prisionero por los perseguidores de la Iglesia y, extenuado por los crueles tormentos, recibió la corona de la gloria (1941).
  1. En la localidad de la Berrueza, en la región de Navarra, memoria de san Gregorio, obispo (s. XI).

 

Mayo ventoso, para el campesino hermoso, y para el marinero penoso.

Mayo ventoso, para el campesino hermoso, y para el marinero penoso.