8 DE JUNIO

San Jaime Berthieu, presbítero

Jaime Berthieu, nacido el 28 de noviembre de 1838 en la Avernia francesa, fue desde muy joven un enamorado de Jesucristo. Después de unos años de ser rector de parroquias, profesó como jesuita, deseando recorrer el mundo por la gloria de Dios. Enviado a la colonia francesa de Madagascar (1875), luchó contra la injusticia, aliviando a los pobres y enfermos. El pueblo malgache, aunque lo consideró ‘imperialista’ creía que era un sacerdote venido del cielo: «Tu eres nuestro padre y madre».

Él se daba a todos, sacando del amor al Corazón de Jesús la fuerza humana y sacerdotal para llegar hasta el martirio: «Prefiero morir antes que renunciar a mi fe»… Que su intercesión sea fructuosa para Madagascar y para el continente africano» (Cf. Benedicto XVI, homilía de canonización, 10/21/2012). Había sido expulsado tres veces de la Misión, y murió durante una rebelión el 8 de junio de 1896. «Si me han perseguido a mí, también a vosotros os perseguirán, dice el Señor» (Jn 15,20).