7 DE ABRIL

San Juan Bautista de La Salle, presbítero

DOMINGO II DE PASCUA o de la DIVINA MISERICORDIA

El segundo domingo de Pascua del año 2000, el Papa Juan Pablo II canonizó a Sor Faustina Kowalska, la religiosa que había recibido de Jesús el encargo de promover la devoción a la Divina Misericordia: “Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio y protección para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. En este día están abiertas las entrañas de mi Misericordia“ (Diario, 699).

Con el Decreto del día 5 de mayo del 2000 la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Sede Apostólica determinó que el domingo siguiente al Domingo de Resurrección, se llamara: ”Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia”. La Misericordia, es el Nombre de Dios… y el nuestro, siempre que nuestro corazón se acerque a la miseria del otro.

 

También San Juan Bautista de La Salle, presbítero

Nacido en Reims (1651), al morir su tío lo promueven canónigo a los 16 años, pero pronto descubrirá su verdadera vocación: la educación de los niños pobres, para los que cederá su propia casa. Pionero en el campo pedagógico, fundó el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas: «Cuando uno se hace voluntariamente pobre para imitar a Jesucristo, también ama, como él, a los que Dios hizo pobres. Vosotros tenéis todos los días niños pobres a quienes instruir; amadlos tiernamente siguiendo en ello el ejemplo de Jesucristo». Murió en 1719 y fue canonizado en 1900.

  1. Memoria de san Juan Bautista de la Salle, presbítero, que en Reims, de Normandía, en Francia, se dedicó con ahínco a la instrucción humana y cristiana de los niños, en especial de los pobres, instituyendo la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, por la cual soportó muchas tribulaciones, siendo merecedor de gratitud por parte del pueblo de Dios (1719).
  2. Conmemoración de san Hegesipo, que vivió en Roma durante los pontificados de Aniceto y Eleuterio, y con estilo sencillo escribió una historia de los hechos eclesiásticos, desde la Pasión del Señor hasta su tiempo (c. 180).
  3. En Alejandría, de Egipto, san Pelusio, presbítero y mártir (fecha incierta).
  4. En Pentápolis, en Libia, santos mártires Teodoro, obispo, Ireneo, diácono, Serapión y Ammonis, lectores (s. IV).
  5. En Pompeiópolis, de Cilicia, san Caliopio, mártir (s. IV).
  6. En Sinope, del Ponto, doscientos santos soldados mártires (s. IV).
  7. En Mitilene, en la isla de Lesbo, san Jorge, obispo, que en tiempo del emperador León el Armenio tuvo que padecer mucho por el culto de las sagradas imágenes (816).
  8. En el monasterio de Crespin, en Hainaut, san Aiberto, presbítero y monje, que diariamente, después de la salmodia, de rodillas o postrado recitaba todo el salterio y comunicaba la divina misericordia a los penitentes que acudían a él (1140).
  9. En el monasterio de los Premostratenses de Steinfeld, en Alemania, san Hermanno José, presbítero, que brilló por su delicado amor hacia la Virgen María y celebró con himnos y cánticos su devoción hacia el divino Corazón de Jesús (1241/1252).
  10. En York, en Inglaterra, san Enrique Walpole, de la Compañía de Jesús, y beato Alejandro Rawlins, presbíteros y mártires, que, bajo la reina Isabel I, fueron encarcelados y cruelmente maltratados por ser sacerdotes, alcanzando la corona eterna al ser después ahorcados y descuartizados (1595).
  11. En Worcester, en Inglaterra, beatos mártires Eduardo Oldcorne, presbítero, y Rodolfo Ashley, religiosos de la Compañía de Jesús, que ejercieron clandestinamente el ministerio durante muchos años, pero finalmente, acusados de tomar parte en un complot contra el rey Jacobo I, fueron encarcelados y torturados, y después descuartizados vivos (1606).
  1. En Conchinchina, san Pedro Nguyen Van Luu, presbítero y mártir, que en tiempo del emperador Tu Duc fue condenado muerte y subió alegre al patíbulo (1861).
  2. En el lugar de Dongerkou, en China, beata María Asunto Pallotta, virgen de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María, que, dedicada a cargos humildes, trabajó sencilla y desconocida por el reino de Cristo (1905).

 

Cuando marzo abrilea, abril marcea.

Cuando marzo abrilea, abril marcea.