6 DE ENERO

Epifanía del Señor

► IMPORTANCIA DE LA CELEBRACIÓN

• «No se pusieron en camino para que hubieran visto la estrella, sino que vieron la estrella para que se habían puesto en camino» (S. Juan Crisóstomo, † 407).
• «La solemnidad de la Epifanía celebra la manifestación de Cristo a los Reyes Magos (Mt 2,1-12), comenzando a realizarse la adhesión de los pueblos paganos a la fe en Cristo. Así como María, José y los pastores de Belén representan al pueblo de Israel que acogió al Señor, los magos son las primicias de los gentiles, nuevo pueblo de Dios, que ya no se basa en la homogeneidad étnica, lingüística o cultural, sino únicamente en la fe común en Jesús, Hijo de Dios» (Benedicto XVI).
• «Los Magos están atentos a los signos que indican la presencia de Dios, son incansables al afrontar las dificultades de la investigación y son valientes ante las consecuencias de vida que se derivan del encuentro con el Señor (Francisco, 6 de enero 2015).
Onomásticas: Melchor, Gaspar, Baltasar, María de los Reyes.

► HISTORIA DE LA CELEBRACIÓN

Siglo IV, principios: A la vez que se generaliza la Navidad en Occidente, en Oriente se extiende una fiesta de la «manifestación» del Señor en diferentes eventos: nacimiento, adoración de los Magos, bautismo; y en algunas iglesias también la transfiguración y la multiplicación de los panes.

Siglo IV, finales: La fiesta ya se celebra en Roma, pero centrada en la manifestación del Señor a los no cristianos en la adoración de los tres magos que son guiados por la estrella.

Siglo V: San León Magno (440-461), en las ocho homilías de Epifanía, hace resonar el hecho de que los cristianos convertidos del paganismo se identifican con la revelación a los no cristianos simbolizados por los Magos.

1969: En la última reforma después del Vaticano II la Iglesia católica ha conservado, en el día de hoy, el sentido de una manifestación los no cristianos (Magos) por medio de Cristo que es la luz del mundo. Para la Iglesia ortodoxa, hoy, es sobre todo la Manifestación del Bautismo del Señor.