6 DE DICIEMBRE

San Nicolás, obispo

Ya hace años (muerto en 350), que aquel obispo de Mira (Turquía) juró la única constitución auténtica: invirtió el dinero que tenía en el único culto verdadero: la felicidad de las personas. La tradición está llena de los regalos que hacía a los niños y ancianos (personas más desamparadas), y a todo el mundo: un día tiró una bolsa de dinero por encima de una valla (discreción) para evitar que las tres hijas de un buen hombre se ganaran la vida prostituyendo sus cuerpos. La tradición, ya en la Edad Media, lo hizo muy popular entre los niños (fiesta del Bisbetó en Montserrat) y como preparación del único gran regalo de Navidad (hoy inauguraban las fiestas navideñas).

Después de que su recuerdo llegara a América con los emigrantes holandeses (siglo XVI), nos la han vuelto ‘caricaturizada’, por el alemán Thomas Nast (1823), como un Santa Klaus (Ni-Colau) reforzado con el color rojo que se inventó la propaganda de la Coca-Cola. Por cierto que su nombre, Nicolás (del griego ‘Nike’ = ‘victoria’) recuerda la empresa «Blue Ribbons Sports», fundada el 1964 por Phil Knight y Bill Bowerman y que en 1971 cambió el nombre por ‘Nike’ . Celebramos San Nicolás, en espera del único Salvador Victorioso en Navidad. Tiene una estatua en la nave derecha de la catedral de Barcelona.