5 DE ABRIL

San Vicente Ferrer

San Vicente Ferrer, presbítero

Nacido en Valencia (1350), después de haberse preparado a conciencia empezó a enseñar en la universidad. Pero pronto cambió la cátedra por el púlpito y se convirtió en el gran predicador de la Corona Catalano-aragonesa y de buena parte de Europa. El rector de la universidad de París, Nicolau de Clemanges, escribía sobre él: «Nadie mejor que él sabía la Biblia de memoria. Su palabra es tan penetrante que inflama como una tea encendida los corazones más fríos… Para hacerse comprender mejor se sirve de metáforas admirables». Murió en Vannes (Bretaña) el 5 de abril de 1419.

  1. San Vicente Ferrer, presbítero de la Orden de Predicadores, que, de origen español, recorrió incansablemente ciudades y caminos de Occidente, solícito por la paz y la unidad de la Iglesia, predicando a pueblos innumerables el Evangelio de la penitencia y la venida del Señor, hasta que en Vannes, de la Bretaña Menor, en Francia, entregó su espíritu a Dios (1419).
  2. En Tesalónica, de Macedonia, santa Irene, virgen y mártir, que, por haber ocultado los libros sagrados en contra de la prohibición del emperador Diocleciano, fue conducida a un lupanar público y después quemada por orden del prefecto Dulcecio, bajo el cual también sus hermanas, Ágape y Quionia, habían padecido juntas poco antes (204).
  3. En Seleucia, en Persia, santa Ferbuta, viuda, hermana de san Simeón, obispo, que, junto con su acompañante, fue martirizada en tiempo del rey Sapor II (c. 342).
  4. También en Seleucia, conmemoración de ciento once varones y nueve mujeres, mártires, que, procedentes de varias ciudades regias, por haber rehusado firmemente renegar de Cristo y adorar el fuego, por mandato del mismo rey fueron quemados vivos (344).
  5. En Regie, de Mauritania, pasión de los santos mártires que, en la persecución bajo Genserico, rey arriano, recibieron la muerte en la iglesia el día de Pascua, y entre ellos, el lector fue traspasado con una saeta en la garganta, mientras en el púlpito cantaba el “Aleluya” (s. V).
  6. En el monasterio de Grande-Sauve, en Aquitania, san Geraldo, abad, que desde el monasterio de Corbie fue elegido abad de Laon, pero más tarde, después de peregrinar varias veces, se retiró a la espesura del bosque, donde fundó su monasterio (1095).
  7. En Montecorvino, en la Apulia, san Alberto, obispo, que dedicó su vida a la oración continua y a buscar el bien de los pobres (1127).
  8. En Fosses, de Brabante, santa Juliana, virgen de la Orden de San Agustín, que fue priora de Mont-Cornillon, junto a Liège, y después llevó vida reclusa, en la cual, fortalecida con gracias especiales, promovió la solemnidad del Cuerpo de Cristo (1258).
  9. En la ciudad de Palma, en la isla de Mallorca, santa Catalina Tomás, virgen, que, habiendo ingresado en la Orden de Canonesas Regulares de San Agustín, destacó por su humildad y la abnegación de la voluntad (1574).
  10. En Kaufbeuren, junto al río Iller, en Baviera, beata María Crescencia (Ana) Höss, virgen, que ingresó en la Tercera Orden de San Francisco y procuró comunicar a los demás el fervor del Espíritu Santo, con el que ella misma ardía (1744).

 

Cuando el cuco no ha venido a primeros de abril, está cojo o está manco, o está en día de venir

Cuando el cuco no ha venido a primeros de abril, está cojo o está manco, o está en día de venir