4 DE OCTUBRE

San Francisco de Asís, diácono

Nacido en Asís en 1182, a los 25 años dejó la casa paterna y todas sus ventajas y se consagró a Dios en una vida de extrema pobreza. Su configuración con Cristo fue bien plena. En sus numerosos discípulos (franciscanos, capuchinos, conventuales) continuó el carisma de pobreza y de gozosa simplicidad: «Los que han recibido la potestad de juzgar a los demás, ejerzan el juicio con misericordia, de la misma manera como ellos querrían obtener la misericordia del Señor» (Carta a todos los fieles).

Vestido con el hábito franciscano, muchas imágenes llevan la inscripción latina: «Deus meus et omnia». San Francisco de Asís tiene culto en la Girola de la catedral de Barcelona.

«La cordonada de San Francisco (cuando el diablo intentaba embaucar a San Francisco, el santo se quitaba el cinturón y lanzaba latigazos al aire, desencadenándose una enorme tormenta), ningún año no puede faltar o por tierra o por mar».