4 DE FEBRERO

San Rabano Mauro, obispo

Nacido en Maguncia el 780, fue monje y abad de Fulda (822), y luego, obispo de su ciudad. Hombre de gran erudición, escribió numerosos comentarios bíblicos, se preocupó de la formación de clérigos y monjes y del buen desarrollo del culto litúrgico. Por su extraordinaria cultura se convirtió en consejero de príncipes. Se esforzó para garantizar la unidad del imperio y nunca negaba una respuesta ponderada, que se inspiraba preferentemente en la Biblia y en los textos de los Padres de la Iglesia.

En fin, fue un hombre «grande» (esto quiere decir ‘Raban’, misma raíz que ‘rabino’). Se le atribuye la composición de uno de los himnos más conocidos de la Iglesia latina, el «Veni Creator Spiritus»: «Espíritu Santo, y creador, ven a sus amantes y rellene de gracia del cielo los corazones que Vós habéis creado». Murió el día 4 de febrero del 856 en Maguncia.