30 DE SEPTIEMBRE

San Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia

El ideal monástico y el amor a la Biblia vertebran la vida de este erudito cristiano, infatigable director y polemista. Nacido en estridente (Dalmacia) hacia el 347, tras una juventud desordenada, se convirtió y se hizo bautizar por el papa libera. Dejando de lado la cultura pagana, se dedicó a la vida ascética en el desierto y al estudio de la Biblia, aprendiendo el hebreo. Después de una estancia en Roma, donde fue el secretario del papa Dámaso y el director espiritual de un grupo de nobles damas dedicadas a la oración y en la ascesis, retornó en Oriente donde fundó un monasterio en Belén.

Por encargo del papa Dámaso tradujo la Biblia al latín (la Vulgata), de los textos originales. Murió en Belén el 30 de septiembre de 420. En 1298 fue proclamado Doctor de la Iglesia. Es el patrón y modelo de los estudiosos de la Biblia. El 30 de septiembre de 2020 el papa Francisco publicó la Carta Apostólica: scripturae Sacrae affectus, en el XVI centenario de la muerte de San Jerónimo. Tiene una estatua a la nave izquierda de la Catedral de Barcelona.