3 DE NOVIEMBRE

San Martín de Porres, religioso

Hacia el año 1600, en la ciudad de Lima (Perú), la gente sentía una gran simpatía por un fraile mulato (hijo de un caballero español y de una esclava negra), admirado por su sencillez, su bondad y la profundidad de su vida espiritual. Su nombre era Fray Martí de Porres, pero como que se ocupaba en las tareas de la limpieza del convento de los dominicos la gente le llamaba: «Fray Escoba».

En su homilía para la canonización (1962), el Papa Juan XXIII dijo refiriéndose a él: «Amaba a los demás, porque los consideraba verdaderos hijos de Dios y hermanos suyos; y los amaba incluso más que a sí mismo, ya que, por su humildad, los consideraba a todos más justos y perfectos que él». Todo un programa de vida, también para hoy.