3 DE ABRIL

Sábado Santo

Nacido en Sicilia hacia el 810, tuvo que huir por la invasión musulmana y se trasladó a Tesalónica (Grecia). Ordenado de sacerdote, intervino duro en las luchas iconoclastas, defendiendo el culto de las imágenes y, después de muchos sufrimientos, recibió la custodia de los vasos sagrados de la iglesia de Santa Sofía.

Hombre culto y de notables cualidades artísticas, fundó un monasterio con un estudio de copistas y una escuela de himnografía y música sacra, y escribió gran cantidad de poemas e himnos que todavía se utilizan en la liturgia bizantina y oriental, y algunos se han adaptado en himnos protestantes: «Oh, médico, limpia mi alma, restáurame y manténme entero. No sé alabar tu misericordia y tu amor. Pero levanta mi alma de la tierra para aprender de ti arriba». Murió en 886.