28 DE SEPTIEMBRE

San Wenceslao, mártir

El primer eslavo canonizado nace al inicio del siglo X en Bohemia y su madre le inicia en la vida cristiana. Al morir su padre, es proclamado duque de Bohemia y se emplea en la promoción social, cultural y cristiana de su país. El 929 es víctima de una confabulación capitaneada por su hermano.

Pronto es venerado en todo Bohemia y el hermano se arrepiente públicamente del crimen. Su tumba se venera en Praga, en la catedral de San Vito que él mismo había fundado: «Wenceslao hacía limosna a todos los pobres, daba vestido a quienes estaban desnudos y comer a los hambrientos; acogía los peregrinos. Amaba todos los hombres, ricos y pobres» (Leyenda paleoeslava).

También celebramos la fiesta del beato Francesc de Paula Castelló Aleu, mártir

Francesc Castelló nace en la ciudad de Alicante en 1914. Estudia en el colegio de los Maristas de Lleida (1923 a 1930) y en el Instituto Químico de los jesuitas de Sarriá (1930 a 1935). Ingeniero químico de la Cros, en Lleida, congregando mariano, militante de la FJC (Federación de Jóvenes Cristianos), trabajado espiritualmente por los Ejercicios de San Ignacio, es un laico activo y comprometido. En la guerra del 36, al ser juzgado, le preguntan: – «Eres católico?» – «Sí, soy católico». El fiscal pide la pena de muerte. Francisco sonríe.

El presidente del tribunal le dice que puede defenderse. Él contesta: – «No es necesario; ¿por qué? Si ser católico es un delito, acepto de buen grado ser delincuente, ya que la felicidad más grande que puede encontrar el hombre en este mundo es morir por Cristo. Y si tuviera mil vidas, las daría sin dudar ni un momento por esta causa ». Ese mismo día, 29 de septiembre de 1936, a 2/4 de 12 de la noche, es fusilado en el cementerio de Lleida, mientras animaba a los otros siete compañeros de martirio: «Os perdono a todos y hasta la eternidad». El 11 de marzo de 2001 es beatificado en Roma por el papa Juan Pablo II.