28 DE MAYO

San Pablo Hanh, mártir

La Iglesia también ha subido al podio de la santidad a ladrones… convertidos. Es el caso del vietnamita Pablo Hanh, nacido en 1826 en una familia cristiana. Bajo la apariencia de comerciante, pertenecía a una banda de ladrones. Un día que saquearon la casa de una mujer pobre, Pablo se compadeció y pidió a sus compañeros de fechorías que le devolvieran todo lo que le habían robado.

Acusado de ser cómplice de los franceses, él lo negó, pero confesó su cristianismo, lo que le supuso la decapitación el 28 de mayo de 1859. Fue canonizado el 19 de junio de 1988. Ya lo vemos… los (que han sido) ladrones te precederán en el Reino… lo importante es darse cuenta y rectificar y ser coherente… hasta el final.