28 DE MARZO

San Gotrán, rey

Gontrán («cuervo ávido – alfarero famoso») era nieto de Clodoveo I, rey del francos que se convirtió al cristianismo. Nuestro santo, nacido el 525, llevó una vida muy diferente. Rey de Orleans, Borgoña, Berry y una parte de la Provenza, se divorció de su mujer, mandó ejecutó su médico y era amigo de las peleas y abocado a la lujuria. Pero atormentado por sus malas acciones, se arrepintió de verdad.

Fundó iglesias y monasterios, acogió a San Columbano a quien dio el monasterio de Luxeuil. También protegió los obispos, celebrando concilios y fue generoso con los pobres. Y durante las epidemias iba a atender personalmente a los enfermos, lo que lo hizo muy popular entre los más humildes. Y después de su muerte hacia el 592 a Châlons-sur-Saone el pueblo lo veneró como santo.