26 DE SEPTIEMBRE

San Cosme y San Damián, mártires

Día 26 de septiembre: San Cosme y San Damián, mártires

Hermanos árabes de nacimiento, médicos por vocación (y gratis) y cristianos por elección, Cosme (“orden-universo”) y Damián (“domador”), murieron mártires en Siria (287). Su culto se extendió desde Oriente a Occidente. Patrones de los médicos y farmacéuticos: «¿Cuál es el cáliz de la salvación? Es el cáliz de la pasión, amargo y saludable: si primero no le hubiera bebido el médico (Cristo), el enfermo tendría miedo a tocarlo» (San Agustín, Sermón 329). En Cataluña se conocen como los «Sants Metges». Son llamados en el Canon Romano. En la nave derecha de la Catedral de Barcelona tienen un altar.

También, Día 26 de septiembre: San Pablo VI, papa

Juan Bautista nació en 1897 en Concesio. De estudiante, los compañeros le decían el “setciencias”: sacaba excelente en todas asignaturas. Escogió el nombre de Pablo, al ser elegido obispo de Roma en 1963 en pleno Concilio Vaticano II. Fue el primer papa que visitó los cinco continentes, intentando establecer relaciones diplomáticas con todas las naciones. Autor de grandes encíclicas: “Ecclesiam suam” (1964, identifica a la Iglesia con el Cuerpo de Cristo); “Mysterium fidei” (1965), “Populorum progressio” (1967, la economía del mundo debe estar al servicio de toda la humanidad y no sólo de unos pocos), “Humanӕ Vitӕ” (1968, sobre la regulación de la natalidad), y la gran exhortación mariana «Marialis cultus» (1974). En su Testamento escribió: «Siento que la Iglesia me rodea: Oh santa Iglesia, una y católica y apostólica, recibe junto a mi saludo de bendición, mi supremo acto de amor». Canonizado por el papa Francisco el 14 de octubre 2018.

1. Santos Cosme y Damián, mártires. Según la tradición, ejercieron la medicina en Cirus, Augusta Eufratensis (ahora Siria). Nunca pidieron recompensa alguna y curaron a muchos enfermos con sus servicios gratuitos (c. s. III).

2. Conmemoración de san Gedeón, de la tribu de Manasés, juez en Israel (Jt 6, 37). Recibió del Señor la señal del rocío, que bajaba a un vellón de lana, como fortaleza de Dios, y liberó al pueblo de Israel de sus enemigos, tras destruir el altar de Baal (s. XII-XI a. .).

3. San Senador, mártir. En Albano, del Lacio, Italia (s. III/IV).

4. Conmemoración de san Eusebio, obispo, defensor con san Ambrosio de la fe católica contra los arrianos y gran promotor de la virginidad entre las jóvenes. En Bolonia, en la región de Emilia, Italia (s. IV).

5. San Esteban de Rossano, monje, compañero de san Nilo el Joven. En Gaeta, del Lacio (1001).

6. San Nilo el Joven, abad, oriundo de Grecia, conversador espiritual, cultivador de la vida de abstinencia, humildad y peregrinación, e ilustre en don de profecía y sabia doctrina. Fundó un célebre monasterio en Grotaferrata y le dotó de la reglamentación de los Padres Orientales. Allí, nonagenario, mientras oraba, entregó su espíritu a Dios. En el territorio de Tusculum (ahora Frascati) (1004/1005).

7. Beata Lucía de Caltagirone, virgen de la Tercera Orden Regular de San Francisco. En Salerno, de la Campania, Italia (1400).

8. Pasión de los santos Sebastián Nam I-gwan y ocho compañeros [1] mártires, degollados por su fe cristiana tras sufrir crueles tormentos. Se conmemoran también las santas mártires Lucía Kim, Catalina Yi, viuda, y su hija Magdalena Cho, virgen. Encarceladas por su fe en Cristo, murieron también a causa de crueles suplicios en un día incierto de ese mes. En Seúl, de Corea (1839).

9. Santa Teresa (María Victoria) Couderc, virgen, fundadora, no sin grandes tribulaciones, pero con ánimo sereno, de la Compañía de Nuestra Señora del Retiro del Cenáculo en la localidad de La Louvesc, junto al sepulcro de san Juan Francisco de Regios. En Lyon, Francia (1885).

10. Beato Gaspar Stanggassinger, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor, dedicado a la educación de los jóvenes. Fue para ellos modelo de caridad alegre y asidua oración. En Gars, cerca de Munich, en Baviera, Alemania (1899).

11. Beato Luis Tezza, presbítero de la orden de Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos. Para servir a Dios junto a los enfermos, fundó la Congregación de las Hijas de San Camilo, las cuales dirigió para llevar a cabo muchas obras de caridad. En la ciudad de Los Reyes, en Perú (1923)

12. Beatas María del Refugio (Teresa) Rosat Balasch y María del Calvario (Josefa) Romero Clariana, vírgenes de la Congregación de la Doctrina Cristiana y mártires durante la persecución religiosa por su fidelidad a Cristo Esposo, después de sufrir penalidades de prisión. En la ciudad de Valencia (1636).

13. Beato Rafael Pardo Molina, religioso de la orden de los Predicadores, mártir de su fe durante la misma persecución religiosa. Con él se conmemora igualmente el beato mártir Josep Maria Vidal Segú, presbítero de la misma orden, que pasó a la gloria tras mostrar en Barcelona un inquebrantable testimonio de fe en Cristo. En Valencia (1936).

14. Beata Crescencia Valls Espí, virgen y mártir por Cristo a la mencionada persecución religiosa. En Puerto de Canals, comarca valenciana de la Costera (1936).

15. Beata María del Olvido Noguera Albelda, virgen, y también mártir de su fe en esta persecución. En Benifairó de la Valldigna, comarca valenciana de la Safor (1936).

16. Beato Buenaventura (Julio) Esteve Flors, presbítero de la orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir. Por la violencia de los enemigos de la fe, emigró hacia el Señor durante la persecución religiosa. En Gilet, comarca valenciana de Camp de Morvedre (1936).

17. Beata Maria Jordá Botella, virgen y mártir. Disputó el buen combate de Cristo en la mencionada persecución. En Benifallim, comarca de L’Alcoià (1936).

18. Beato León (Manuel) Legua Martí, presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir. Obtuvo gloriosa corona durante esa persecución. En Madrid (1936).

[1] Sus nombres son: los santos Ignacio Kim Che-jun, Carlos Cho Shin-ch’ol; Columba Kim Hyo-im, virgen; Magdalena Pak Pong-son y Perpetua Hong Kum-ju, viudas; Julita Kim, Águeda Chon Kyong-hyob y Magdalena Ho Kye-im.

Todo fruto viene bien con calor por San Miguel.

Todo fruto viene bien con calor por San Miguel.