26 DE JUNIO

San Pelayo, mártir

º

º

San Pelayo, mártir

Pelayo fue un joven “limpio de corazón que -según la bienaventuranza-, vería a Dios” (cf. Mt 5,8). Este muchacho gallego fue llevado prisionero a Córdoba con su tío Hemigio, obispo de Tuy y como no quiso abrazar el Islam ni acceder a los deseos deshonestos del califa Abd-al-Rahman III, fue martirizado a la edad de 14 años (925), ‘anteponiendo el amor de Dios a las seducciones del mundo’. Sus reliquias fueron llevadas a León y después a Oviedo, donde actualmente se veneran.

San José María Escrivá de Balaguer, presbítero

Este hijo ilustre de Barbastro (1902) tuvo su inspiración, en Madrid, aquel 2 de octubre de 1928 que le llevó a fundar su Obra: «El objetivo único del Opus Dei: contribuir a que haya en medio del mundo, de las realidades seculares, hombres y mujeres de todas las razas y condiciones sociales, que procuren amar y servir a Dios y a los demás en su trabajo y a través de su trabajo ordinario» (Entrevista, octubre de 1967). Muerto en Roma en 1975 será beatificado pronto en 1992 por Juan Pablo II y canonizado el 6 de octubre del 2002.

 

España es recomendable leer en primer lugar, por tener el grado de Memoria en el Calendario español, la conmemoración de san Pelayo, que en este día figura en el núm. 7.

  1. En Roma, conmemoración de los santos Juan y Pablo, a los que se dedicó una basílica en el monte Celio, en el Clivo Scauro, durante el tiempo del senador Pammaquio (s. IV).
  2. En Trento, en la región de Venecia, san Vigilio, obispo, quien recibió de san Ambrosio de Milán las institutionis insignia, junto con una instrucción pastoral, dedicándose a evangelizar la región encomendada y tratando de extirpar lo que quedaba de la idolatría. Se asegura que consumó su martirio por el nombre de Cristo, golpeado por hombres crueles (405).
  3. En Nola, de la Campania, san Deodato, obispo, que sucedió a san Paulino (405).
  4. En la región de Poitiers, en Aquitania, san Maxencio, abad, insigne por su virtud (c. 515).
  5. En Tesalónica, de Macedonia, san David, eremita, que pasó casi ochenta años recluido en una celda, fuera de los muros de la ciudad (c. 540).
  6. En Valenciennes, en Austrasia, santos Salvio, obispo, y su discípulo, que llegaron a esta región procedentes de Arvernia, y que fueron asesinados bajo Winegardo, señor del lugar (s. VIII).
  7. En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, san Pelayo, mártir, que a los trece años, por querer conservar su fe en Cristo y su castidad ante las costumbres deshonestas de Abd al-Rahmán III, califa de los musulmanes, consumó su martirio glorioso al ser despedazado con tenazas (925).
  8. En Belley, en Saboya, san Antelmo, obispo, monje de la Gran Cartuja, que restauró los edificios destruidos por una gran nevada. Elegido prior, convocó el capítulo general, y designado obispo, se distinguió por su aplicación firme y decidida en la corrección de los clérigos y en la reforma de las costumbres (1177).
  9. En una nave anclada ante el puerto de Rochefort, en Francia, beato Raimundo Petiniaud de Jourgnac, presbítero y mártir, arcediano de Limoges, que en tiempos de la Revolución Francesa, por razón de ser sacerdote, fue encarcelado en condiciones pésimas y, víctima de las enfermedades, consumó su martirio (1794).
  10. En Cambrai, en Francia, beatas Magdalena Fontaine, Francisca Lanel, Teresa Fantou y Juana Gérard, vírgenes y mártires, que siendo Hijas de la Caridad, durante la Revolución Francesa fueron condenadas a muerte, conduciéndolas al suplicio coronadas con el rosario (1794).
  1. En la aldea Qianshengzhuang, cerca de la ciudad de Liushuitao, en la provincia de Hebei, en China, san José Ma Taishun, mártir, el cual, siendo médico y catequista, a pesar de que durante la persecución llevada a cabo por la secta de los Yihetuan todos los miembros de su familia abandonasen la fe, él prefirió dar testimonio de Cristo derramando su sangre (1900).
  2. En Jalisco, en el territorio de Guadalajara, en México, san José María Robles, presbítero y mártir, que fue colgado de un árbol durante la persecución contra la Iglesia en tiempo de la Revolución Mexicana (1927).
  3. En Treviso, en Italia, beato Andrés Jacinto Longhin, obispo, que en las dificultades de la guerra acudió generoso a las necesidades de los prófugos y cautivos, y, en medio de la agitación de su tiempo, con singular solicitud defendió los derechos de los obreros, los agricultores y de todos los necesitados (1936).
  4. En los bosques de Birok, cerca de la ciudad de Stradch, en la región de Lviv, en Ucrania, beatos Nicolás Konrad, presbítero, y Vladimiro Pryjma, que, bajo un régimen contrario a Dios, dieron testimonio de la esperanza en la resurrección de Cristo sin ningún temor a la muerte (1941).
  5. En la aldea de Sykhiv, también en la región de Lviv, beato Andrés Iscak, presbítero y mártir, que en la misma persecución fue fusilado por su fe en Cristo (1941).
  6. En Roma, san José María Escrivá de Balaguer, presbítero, fundador del Opus Dei y de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz (1975).

 

Entre San Pedro y San Juan las hierbas olores dan.

Entre San Pedro y San Juan las hierbas olores dan.