26 DE DICIEMBRE

San Esteban, diácono y protomártir

La fiesta de San Esteban ya se celebraba a partir del siglo IV tanto en Oriente como en la liturgia romana. El descubrimiento de las reliquias en 415, según la tradición, y la difusión que se hizo por Europa y África, favorecieron que su culto se extendiera rápidamente por todas partes. Sólo en Roma, había veintiocho iglesias dedicadas a su culto.

«En el clima gozoso de la Navidad, esta conmemoración puede parecer fuera de sitio. La Navidad, por supuesto, es la fiesta de la vida y nos infunde sentimientos de serenidad y de paz. ¿Por qué enturbiarla con una violencia tan atroz? Pero en realidad, en la óptica de la fe, la fiesta de San Esteban está llena de sintonía con el significado profundo de la Navidad. En el martirio, la violencia es vencida por el amor, la muerte por la vida. La Iglesia ve en el sacrificio de los mártires su «nacimiento en el cielo». Celebramos hoy, por tanto, el “nacimiento” de Esteban, que brota de la profundidad del Nacimiento de Cristo» (Papa Francisco, Homilía 26.12.13).

HISTORIA DE LA CELEBRACIÓN

Siglo IV, principios: El culto a san Esteban ya existía en Oriente.
361: La fiesta de san Esteban, ya se celebra el 26 de diciembre por el martirologio de Nicomedia y más tarde el siríaco (411)
415, diciembre 5: Según la tradición, el presbítero Luciano habría encontrado sus reliquias en Caphargamala, en la parte norte de Jerusalén (en el camino de Cedrón).
415-417: El leccionario de Jerusalén menciona su culto.
439: El obispo Juvenal, de Jerusalén hace construir una basílica. Están trasladadas las reliquias.
Siglo V: En tiempos de san León (440-461), Anicia Demetria le construye en Roma la iglesia más antigua de la vía Latina.
~475: El obispo Fausto de Rietz (†495) habla ya de una devoción general en Occidente (que también lo es en Oriente, donde también se celebra después de Navidad).
Siglo VIII: La octava de la fiesta ya se celebra en Roma, que hace memoria en el canon romano.
Edad Media: Fuera de Roma, la fiesta era considerada especialmente propia de los diáconos, a los que les correspondía, en ese día, presidir el oficio en el coro y cantar la epístola, el gradual y el Aleluya en la eucaristía, vestidos con la dalmática.

Días 26-27-28: Los “Comites Christi” (“acompañantes de Cristo”). Al día siguiente del día de Navidad celebramos tres fiestas de algunos Santos que no nos apartan del Rey de los Santos celebrado en Navidad: San Esteban, San Juan Evangelista y los Santos Inocentes.

 

  1. San Esteban, Protomártir, diácono y mártir. Fiesta de San Esteban, protomártir, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, que fue el primero de los siete diáconos que los apóstoles eligieron como cooperadores de su ministerio. También fue el primero de los discípulos del Señor que, en Jerusalén, derramó su sangre, dando testimonio de Cristo Jesús al afirmar que veía al Señor sentado en la gloria a la derecha del Padre. Fue lapidado mientras oraba por los perseguidores. († s. I)
  2. San Dionisio, papa. En Roma, en el cementerio de Calixto, en la vía Apia, San Dionisio, papa, quien, después de la persecución bajo el emperador Valeriano, consoló con piadosas cartas y con su presencia a los hermanos y a los afligidos. Con dinero redimió de los sufrimientos a los cautivos y enseñó a los ignorantes los principios de la fe, brillando en toda virtud. († 268)
  3. San Zenón de Mayuma, obispo Conmemoración de San Zenón, obispo de Mayuma, en Palestina, que edificó una basílica a sus sobrinos mártires Eusebio, Nestabio y Zenón. Hasta el fin de su vida, trabajó como tejedor para procurarse el sustento y ayudar a los pobres. († c. 400)
  4. San Zósimo, papa. En Roma, en la vía Tiburtina, junto a San Lorenzo, sepultura del papa San Zósimo. († 418)
  5. San Eutimio de Sardes, obispo y mártir. En Sardes, de Lidia, San Eutimio, obispo y mártir, a quien el emperador Miguel el Iconoclasta desterró a causa del enfrentamiento motivado por el culto de las sagradas imágenes. Más tarde, durante el imperio de Teófilo, tras ser castigado inhumanamente con azotes, consumó el martirio. († 824)
  6. Santa Vicenta María López Vicuña, virgen y fundadora. En Madrid, España, Santa Vicenta María López Vicuña, virgen, que fundó y propagó el Instituto de Hijas de María Inmaculada para que cuidaran del cuerpo y del alma de las jóvenes que, por razón del servicio doméstico, se encontraban alejadas de sus familias. († 1890)
  7. Beatas Inés Phila, Lucía Khambang y compañeras, mártires. En el pueblo de Song-Khon, Tailandia, beatas mártires Inés Phila y Lucía Khambang, vírgenes de la Congregación de Hermanas Amantes de la Cruz. También Águeda Phutta, Cecilia Butsi, Bibiana Hampai y María Phon, todas las cuales, al no querer negar la fe cristiana, fueron fusiladas en el cementerio del pueblo. († 1940)
  8. Beato Segundo Pollo, presbítero. En el lugar llamado Dragali, Montenegro, beato Segundo Pollo, presbítero de Vercelli, que ejerciendo de capellán castrense durante la guerra, al asistir a un soldado moribundo fue herido y poco después murió desangrado. († 1941)

 

  • Otros: advocaciones marianas, conmemoraciones de congregaciones religiosas, santos y beatos (tradición, costumario…).
  • Cumpleaños de la muerte del Rvdm. P. Jaume Camprodon Rovira, obispo emérito de Girona. Se traslada al día 2 de enero para coincidir con la Octava de Nadal. Menorca: San Esteban, mártir, patrón secundario del obispado.
  • Rito Hispanomosárabe: San Esteban, levita y mártir.

 

Por San Silvestre, la última fruta y la primera flor.

Por San Silvestre, la última fruta y la primera flor.