25 DE JULIO

Sant Jaime, apóstol

Santiago, hijo de Zebedeo, es junto con su hermano Juan y Pedro uno de los que acompañaba más de cerca a Jesús. Según el libro de los Hechos (12,2) fue el primer apóstol mártir, decapitado en Jerusalén por Herodes Agripa (hacia el año 44). Patrón de Galicia, tras las invasiones musulmanas fue venerado como patrono de los Reinos castellanos y más tarde de toda España. Su sepulcro en Compostela fue un gran centro de peregrinaciones medievales de todo el mundo cristiano, después de Roma y Tierra Santa. Imagen en el claustro de la catedral de Barcelona.

 

HISTORIA DE LA FIESTA

Años 30: «Mandad que se sienten en tu Reino mis hijos, Santiago y Juan» (madre) «el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor» (Mt 20,26).

S. VII: Tradición que Santiago ha sido enterrado en Iria Flavia (los confines del «finis terrae»).

829: Poco después del descubrimiento del sepulcro, construcción de la primera capilla en Campus Stellae.

1075-1122: Catedral románica.

S. XII: Codex Calixtinus, historias sobre el Apóstol y los peregrinos.

1168: El maestro Mateo comienza el Pórtico de la Gloria.

03/04/1211: Consagración de la actual catedral gótica.

Primera Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores, instituida por el papa Francisco (31/01/2021). «Pasado mañana, 2 de febrero, celebraremos la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, cuando Simeón y Ana, dos ancianos, iluminados por el Espíritu Santo, reconocieron a Jesús como el Mesías… los abuelos son el eslabón entre las generaciones, para transmitir a los jóvenes experiencias de vida y de fe. Por ello, he decidido instituir la Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores, que se celebrará cada año en toda la Iglesia el cuarto domingo de julio, cerca de la fiesta de San Joaquín y Santa Ana, los «abuelos» de Jesús. Es importante que los abuelos estén con los limpios y que los nietos se encuentren con los abuelos, porque -como dice el profeta Joel- los abuelos soñarán frente a sus nietos, tendrán ilusiones [grandes deseos], y los jóvenes, tomando fuerzas de sus abuelos, irán adelante, profetizarán» (Ángelus).

El 13 de mayo de este año la Penitenciaría Apostólica concedió «indulgencia plenaria» a todo el mundo que participe, según las condiciones habituales.