24 DE OCTUBRE

San Antonio María Claret, obispo

24 de octubre: San Antonio María Claret, obispo

San Antonio María Claret (1807-1870) es conocido por tres atributos principales: el telar (hijo de tejedores de Sallent), el vestido de arzobispo con bonete (que obtuvo en Cuba en 1850, dedicando su vida al ministerio pastoral, especialmente en la defensa de los esclavos y los pobres, sufriendo varios atentados) y la presencia de la Virgen María (tejiendo su amor por numerosos pueblos de Cataluña y Canarias, dejando su nombre en la Congregación de los Hijos del Corazón de María, conocidos como claretianos). Su lema era: «La finalidad que me propongo es que Dios sea conocido, amado y servido por todos» (Autobiografía 202). Fue canonizado en 1950 y una estatua suya se encuentra en la nave izquierda de la catedral de Barcelona.

Santos Ciríaco y Claudiano, mártires. En Hierápolis, Frigia (fecha incierta).

San Proclo, obispo. Proclamó con fuerza que la Virgen María era la Madre de Dios. Organizó el solemne regreso de las reliquias de san Juan Crisóstomo a esta ciudad y en el Concilio Ecuménico de Calcedonia, fue nombrado «Gran». En Constantinopla (446).

Mártires de los santos Aretas, príncipe de la ciudad, y trescientos cuarenta compañeros. En tiempos del emperador Justino, fueron asesinados por Du Nuwas o Dun’an, rey de los himyaritas. En la ciudad de Najran, Arabia (523).

San Senoco, presbítero. Construyó un monasterio en unas antiguas ruinas y fue asiduo en las vigilias, la oración y la caridad hacia los siervos. En la región de Tours, Neustria (576).

San Martín, diácono y abad. Fue enviado por san Félix, obispo de Nantes, para convertir a los paganos de la región. En el monasterio de Vertou, en el territorio de Armórica, Galia (s. VI).

San Evergislo, obispo de Colonia y mártir. Durante el ejercicio de su misión pastoral, mientras se dirigía a Poitiers, fue asesinado por unos malhechores. Cerca de Tongres, en Brabante, Austrasia (~ 590).

San Maglorio. Discípulo de san Iltut, sucedió a san Samsó como obispo de Dol y luego llevó una vida solitaria en la isla de Serk, según cuenta la tradición. En la Pequeña Bretaña (~ 605).

San Fromundo, obispo. Fundó el monasterio de monjas de Ham y ejerció sus funciones pastorales movido por el amor de Dios. En Coutances, Neustria (s. VII).

San José Le Dang Thi, mártir. Cuando era militar, fue encarcelado por ser cristiano y en medio de los tormentos no cedió en su fe, dando testimonio ante sus compañeros de prisión, razón por la cual fue estrangulado en tiempos del emperador Tu Duc. En Huê, ciudad de Annam (1860).

Beato Luis Guanella, presbítero. Fundó la Congregación de los Siervos de la Caridad y también la de las Hijas de Santa María de la Providencia, para atender las necesidades de los desamparados y afligidos, procurándoles la salvación eterna. En la ciudad de Como, Italia (1915).

Beato José Baldo, presbítero. Entregado al ministerio pastoral, fundó la Congregación de las Pequeñas Hijas de San José, para atender a los ancianos y los enfermos, así como para educar a niños y jóvenes. En Ronco all’Adige, en la región de Verona, Italia (1915).

  • Otros: advocaciones marianas, conmemoraciones de congregaciones religiosas, santos y beatos (tradiciones, costumbres…).
  • Agustinos (Martirologio Romano): San Juan Stone, presbítero y mártir (1539). El Martirologio lo sitúa el 23 de diciembre.
  • Congregación de Misioneros Hijos del Corazón Inmaculado de María (Claretianos) y Religiosas de María Inmaculada (Misioneras Claretianas) (S): San Antonio María Claret, obispo. Fundador de las congregaciones.
  • Hijas de Santa María de la Providencia y Siervos de la Caridad (F): San Luis Guanella, presbítero y fundador; Clérigos Regulares de Somasca y Familia Salesiana (MLL).
  • Fuera de Cataluña y Religiosos con calendario propio (MLL): San Antonio María Claret, obispo.
  • Legionarios de Cristo (MLL): San Rafael Guízar y Valencia, obispo (1938). El Martirologio lo sitúa el 5 de junio.

 

«Octubre lluvioso, año copioso»: En época de sementera el agua es bienvenida

«Octubre lluvioso, año copioso»: En época de sementera el agua es bienvenida